Breaking Bad. Dualidad bien/mal.

Creada por Vince Gilligan, su contribución a las series del género son rotundas e irrebatibles, convirtiéndola en imprescindible.

Braking Bad

Se inicia desde un planteamiento más propio de un lacrimógeno culebrón: un padre de familia con cáncer terminal busca el modo de arreglar económicamente la vida a su familia para cuando muera. Los caminos y soluciones que adopta, convertirse en fabricante y vendedor de la mejor metanfetamina jamás producida, es su singularidad.

Pero para vislumbrar su relevancia, es necesario conocer a sus protagonistas principales:

Walter White, cuya eterna lucha entre lo correcto, lo importante y lo necesario, marca el devenir de la serie. Como profesor de química es la parte técnica en la fabricación de metanfetamina.

Jesse Pinkman, antiguo alumno fracasado de White, drogadicto y desclasado. Conocedor del trapicheo de la droga, aporta, o al menos lo intenta, la parte comercial del negocio.

Y a partir de aquí, todo se desboca por caminos insospechados.

La relación entre ambos nunca deja de ser conflictiva, pero tampoco fructífera, estableciéndose con el paso de tiempo en un vínculo paterno-filial, de unos socios forzados donde el roce hace el cariño. Aunque la línea entre el amor y el odio es muy, muy delgada.

Otro personaje fundamental es la esposa de Walter, Skyler White, que se ve abocada al igual que su marido, aunque inducida por éste, a participar de forma activa de esta forma de vida que le originará todo tipo de contradicciones emocionales, superadas en muchas ocasiones desde el lado más oscuro, como Walter. Como contrapunto a esta ambigüedad moral en la manera de afrontar los problemas, se encuentra otro de los protagonistas, Hank Schrader, cuñado de la esposa de Walter y agente especial a cargo de las oficinas de la DEA en Albuquerque, único de unas claras convicciones y, además, desde el lado de la ley.

Pero lo verdaderamente fascinante es la evolución de White durante la serie. Partiendo de la rectitud esperable de un profesor, el anuncio del fin de su vida cambia todas sus perspectivas y principios, se encuentra obligado a reconsiderar su modo de vida con tal de alcanzar su objetivo. Para ello, crea para su protección a Heisenberg, su otro yo para dirigir el negocio, en el que reúne toda la ira y rabia que sufre Walter. A través de Heisenberg alcanza las más altas cotas de brutalidad e indiferencia hacia la vida. Pero la influencia mutua es inevitable. Incluso la pérdida de identidad. El dúo Walter/Heisenberg aglutina toda clase de sentimientos contrapuestos : angustia, cinismo, honradez, románticismo, hipócresía, compasión, crueldad…Al final, yo acabé respetándolo e incluso apreciando. ¡Olé sus coj…!

La serie se desarrola en Alburquerque, estado de Nuevo México, donde el tradicional escenario urbano y claustrofóbico de las series del género es sustituido por los grandes espacios rurales, abiertos y desérticos de este estado norteamericano limítrofe con México, con la ciudad de El Paso como lugar común. Y es que la idiosincrasia mexicana tiene una gran influencia en la serie, al igual que su música. Este ambiente subraya y apoya muchos de los fundamentos que se intentan transmitir, como la soledad o la desesperación. ¿Quién no puede sentir soledad en medio del desierto?

Mientras escribo estas líneas, me doy cuenta de lo difícil que es transmitir todos los matices del guión, de todos los personajes importantes que aparecen y desaparecen, de todos sus planteamientos vitales, de las metáforas transmitidas a través de la imagen, de todas las tramas alternativas y simultáneas que se producen en los sesenta y pico capítulos de la serie. ¡Cuántas cosas me faltan por contar!

Así que lo mejor es que la veáis. No os defraudará.

Anuncios

Publicado por

Josevi Blender

Absorbido por la novela y el cine, eso sí, negros.

2 comentarios sobre “Breaking Bad. Dualidad bien/mal.”

  1. Hola, Josevi!
    Magistral. Tú mismo lo dices, es muy difícil matizar Breaking Bad en un sólo post, para entender completamente a Walter hace falta una serie de artículos. Lo más interesante de la serie es su evolución, la forma en que el poder lo cambia, de alguna forma Jesse y él van basculando durante las primeras temporadas hasta que se cambian el sitio. Walter llega a ser más peligroso que cualquiera de los traficantes para que los trabaja, ya lo dice él: “I’m the one who knocks”.
    Hay una parte que creo que es muy interesante y es la relación de Walter con Hank, quien resulta ser, al final, el verdadero némesis de Heinsenberg, porque si uno está obsesionado con el poder, con conseguir el dinero que “merece” a cualquier precio, el otro lo está con atrapar a Heinsenberg a cualquier precio, al final se convierte en una lucha de voluntades.
    Y bueno… Mi personaje favorito, Saul Goodman, te da para otro par de artículos 😛
    Me encanta este artículo, Josevi, muy bien elegido, me encanta Breaking Bad.
    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Jaus, veo que te has tomado la serie tan a fondo como yo. Para mi tiene tantos recodos donde pararse y mirar. Nunca me había planteado el tema de la nemesis. Buen punto de vista. Uno que me encantó fue la crueldad oculta de Gus Fring, el empresario de los pollos. Con Saul Goodman han hecho un spin off, y es que su personaje da para mucho. Un abrazo.

      Me gusta

Comenta lo que quieras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s