La ciudad de la memoria. Santiago Álvarez. 2015.

la_ciudad_de_la_memoria_de_santiago_alvarezLa ciudad de la memoria es un tributo al género negro. Las citas de películas clásicas al inicio de cada capítulo es una declaración de intenciones. El sueño eterno, Atraco perfecto, Historia de un detective, La jungla de asfalto marcan los estados de ánimo al lector.

Y Vicente Mejías también. Nuestro protagonista, detective, chapado a la antigua, al margen de nuevos tiempos, adopta una posición nostálgica y romántica de su quehacer negándose a desprenderse de los atributos que perfilan a un detective clásico. Gabardina, reloj de cadena e incluso pistola, pero la historia de la pistola es otra historia.

frase_ciudad_de_la_memoria_1

Su adoración por Bogart, su Bogie, despeja cualquier duda para aquél que todavía la tuviese. No puedo dejar de recordar a Samuel Esparta, detective creado de la mano de Ramiro Pinilla, de sus compinches Hammet y Chandler, de Koldobike y de su intento de preservar una época en que se adoraba a los detectives.

frase_ciudad_de_la_memoria_2

Tampoco vive en una burbuja. Sabe que ahí fuera se funciona de otra forma pero los motores que mueven a las personas siguen siendo los mismos. La ira, el orgullo, y la avaricia sobre todo. Pero siempre hacia delante, su tendencia natural, quizá por su pasado, quizá por que no le queda otro remedio. La ciudad de la memoria tiene cierta profundidad sentimental que es difícil de encontrar en la extendida superficialidad de mucha novela actual.

En contraposición, Berta, su ayudante-becaria-necesitada, es una joven cumplidora de las exigencias sociales para la obtención de un medio de vida. Estudiante y trabajadora. El elemento equilibrante entre fantasía y realidad, obligando a su jefe Mejías a precindir de ciertos hábitos.

La ciudad de la memoria es algo más que unos personajes, es un viaje por las vidas de personajes. Toda una vida, como dice la canción, me estaría contigo. Gente que pulula por esta historia, que viven y vivieron situaciones políticas y sociales actuales y pasadas. El pasado siempre nos acompaña, hasta el final. Si eres de los que gustan de hechos trascendentales que marcan el futuro, ésta es la tuya.

La crítica social tampoco deja de estar presente. Una mirada por la creación de fama, fortuna y riqueza, no exentas de culpas y remordimientos revueltos entre falta de escrúpulos, y quizás más comunes de lo que podría sospecharse.

A pesar del apego a épocas pasadas, el detective Mejías nos permite, no sé si gracias a Berta y su avanzadilla tecnológica, ciertas licencias a sus lectores que ni Marlowe ni Spade hicieron: acceder a sus archivos. Yo creo que Berta se excedió en sus atribuciones, y sin la autorización de Mejías nos deja ver, su “libreta de apuntar gilipolleces”. ¿Qué detective que conoces te dejó que urgaras en ella? Échale un vistazo

libreta_mejias

Una novela redonda como el fondo de un vaso de whisky. ¿Laphroaig?

ficha_Santiago_Alvarez

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

Josevi Blender

Absorbido por la novela y el cine, eso sí, negros.

2 comentarios en “La ciudad de la memoria. Santiago Álvarez. 2015.”

Comenta lo que quieras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s