Out of thin air. Documental. 2017.

Cuando el género negro está remitiendo, cuando el exceso de oferta de ficción sobrepasa la demanda, tal y como reconocen los entendidos, es en este justo momento cuando las editoriales empiezan a publicar títulos que abarcan la no ficción noir, la divulgación de casos reales, vaya.

Esta apuesta, de nuevas historias, de nuevas perspectivas a través de la no ficción, con el plus de veracidad que conlleva, como si de nuevo sabor se tratase, nos ofrecen un nuevo producto de consumo para las masas deseosas de digerir más y más noir ….Y es que El Caso tenía su aquel…. y su ahora. Ya se sabe, la realidad supera a la ficción.

Las editoriales RBA y Al Revés empiezan a dar buena cuenta de ello. Quizá consideren que es hora de beber directamente de las fuentes de inspiración.

Y como adelanto a la edición española de Reikiavik Confessions, próximo título para 2019, que abrirá una nueva colección dedicada al “true crime” de RBA, se me ocurrió ver el documental Out on thin air, relacionado con el crimen, basado en la historia de la desaparición de dos ciudadanos en la pacífica Islandia, un caso que conmocionó durante la década de los 70 y 80 a la candorosa sociedad islandesa que confiaba, hasta ese momento, en su policía y su justicia. Un caso aún sin resolver.

Out of this air, desarrolla el caso criminal de mayor repercusión mediática del siglo XX en Islandia, la tierra de la baja delincuencia. Se trata de la desaparición de dos ciudadanos islandeses, Guðmundur Einarsson y Geirfinnur Einarsson, en principio sin relación entre ellos, sin antecedentes y sin aparente explicación.

Este documental narra la investigación de una periodista, para intentar dilucidad como sucedieron los hechos, las detenciones, las declaraciones, los interrogatorios, el juicio y la posterior condena de los principales encausados.

Pero no se trata de un documental más, donde se constatan sucesos. El verdadero interés del documental reside en la indagación en los heterodoxos métodos que emplearon las autoridades para dar respuesta a presión que la sociedad y medios de comunicación islandeses ejercían sobre ellos. Y parece ser que estos no fueron novedosos ni tampoco ni ética ni legalmente aceptables.

La periodista constata la utilización de unos métodos de manipulación psicológica que consiguió influir en los recuerdos de los acusados para que reconocieran hechos de los que ni siquiera estaban seguros que se hubieran producido o en los que ni siquiera participaron. Parece ser que lograron, a través de horas de interrogatorios combinados con privación del sueño y semanas de aislamiento, una confusión en los recuerdos de los acusados dignos de las más eficaces tácticas de adulteración de la percepción, con la única finalidad de encontrar culpables. Un trabajo muy fino.

Podéis verlo en Netflix. No tiene desperdicio.

Anuncios

Flor seca. Graziella Moreno. 2017.

flor_seca_Todo_Negro_Josevi_BlenderSegunda novela protagonizada por la juez Sofía Valle tras Juegos de maldad. Si bien me parece que la figura de la juez, que ejerce en Barcelona y trabaja en colaboración con los Mossos d’Esquadra, no es sino un personaje estandarte que unifica al resto de personajes.

Verdaderamente ella no es la protagonista indiscutible, tal y como me comentó Graziella: “las acciones que se desarrollan en una novela no dependen principalmente de las decisiones judiciales, sino de las policiales.” Así, teniendo protagonistas claros, la novela se torna muy coral, con distintos personajes que aportan sus diferentes papeles al desarrollo de la trama.

Una trama que se desarrolla en un ámbito social pudiente, donde la corrupción y la ilegalidad están muy presentes, así como las tentaciones para quien las busca con el bolsillo lleno.

La historia transcurre con dos tramas paralelas de asesinato e investigación de la corrupción policial. Sofía y Enda Rivas, policia nacional amigo de ella, se encargan de cada uno de los casos. El mantenimiento de la independencia de cada uno de ellos para llevar a cabo su trabajo y el secretismo que comporta marca la relación entre ellos. Una historia que podría ir a más que la meramente profesional en el transcurso de las investigaciones.

“La idea es explicar situaciones reales en que los personajes se mueven en un contexto de normalidad en el que suceden las cosas, como la vida misma y romper los esteriotipos de películas, novelas y series sobre jueces, policías, fiscales, funcionarios y demás”. Graziella Moreno.

El asesinato con una puesta en escena de lo más peculiar lindando con las megalomanías de un psicópata. El caso sobre la corrupción, policial, no alcanza los niveles extraordinarios que estamos acostumbrados a vivir, pero que sin duda la amparan a través de las pequeñas corruptelas de favores bienpagados.

Así, con un estupendo círculo de personajes, muy bien interrelacionados, se crea un cuerpo sólido sobre el que se sustenta la novela, al mismo tiempo que las actuaciones de los personajes y los procedimientos policiales son creíbles gracias a que la profesión de Graziella Moreno le otorga un conocimiento de primera mano.

Pero la novela todavía trata otros aspectos. Creo que Graziella no puede sustraerse de relatar aquellas situaciones que más le han impactado, así como los temas que más le preocupan. Los introduce en la novela dentro del quehacer cotidiano de los jueces. Un levantamiento de cadáver por suicidio, con una puesta en escena de lo más impactante, fruto de la realidad, así como el tema de la violencia de género entre un matrimonio de italianos que se encuentran continuamente en los juzgados interponiéndose denuncias mutuamente. Situaciones impensables en el trabajo que desarrollamos quienes tenemos profesiones más o menos “normales”.

Esperando más entregas de Sofía Valle.

 

FLOR SECA :

  • Año de publicación: 2017
  • Número de páginas: 250
  • Formato: Rústica con solapas.
  • Dimensiones: 15 x 23 cm.

ficha_graziella_moreno_Todo_Negro

Trilogía Atila. Luis Gutiérrez Maluenda. 2011-12.

Pequeñas obras de novela negra sin pretensiones, de serial, de pulp, pasan rozando las estanterías de las librerías, hasta que algún gurú, de esto de vender libros, considere el gran desagravio que con este autor estamos cometiendo toda la sociedad en general, y tú en particular, por no haber recalado en Atila mientras leías historias insulsas que él te recomendaba. Claro eso te pasa por fiarte de quien no debes. Sigue en ello. Lo conseguirás.

De Atila te podría contar que es un nuevo especímen, pero no es así. Anclado en la, ya, tradicional novela negra catalana, es un detective que aúna el tradicional desespero existencial de personajes de González Ledesma, con el humor corrosivo de Mendoza, con el ambiente barriobajero barcelonés por el que se mueve Vázquez Montalbán, el Raval:

El Barrio Chino de Barcelona, actualmente El Raval, por obra y gracia de la normalización lingüística y la reordenación ciudadana, es un lugar en el que mientras todos le llamábamos Barrio Chino no era posible ver a un solo chino y ahora que se llama El Raval está lleno de chinos.

Tiene ese desencanto natural de quién vive en el límite de sus posibilidades, nada del gourmetismo de algunos otros sabuesos como Carvalho, y es que Atila no acude a los ambientes del lumpen a ganarse las habichuelas, vive en él, forma parte de él, los delincuentes son convecinos. Putas, clientes, inmigrantes, mafiosillos de medio pelo, ancianos que conocieron otros tiempos y demás gente de mal o peor vivir. En el fondo, corrobora la nueva composición del tradicional barrio, su degradación y la pertenencia a sus valores.

frases_Atila_Josevi_Blender

Son novelas sencillas, sin complicadas tramas donde es fácil situarse en cada momento, en la que cada uno es lo que parece, sin ambigüedades, y su resolución sencilla, sin rocambolescos finales cogidos por los pelos de otras historias más propias de espías que del género negro.

Los personajes apoyan este planteamiento, también sencillos pero muy peculiares: Lena, la encargada del locutorio donde Atila tiene, al fondo, una mesa que le sirve de despacho. Carrito, un desertor de las FARC con un extraño sentido de la fidelidad, una vida arruinada y gran violencia contenida. Valentina, la dueña del bar donde trabaja Carrito, redimidora de su alma y tabla a la que se aferra momentáneamente Atila en caso de tormenta. Maruchi la Desdentá, madame, informadora, depositaria de las reglas de supervivencia y poder del barrio. Bandres, mosso d’esquadra, con pocas ganas de complicarse la vida. Y otros más….

Las tramas de cada novela las podéis encontrar en las contraportadas, aunque en el fondo no son más que una excusa para que Luis Gutiérrez Maluenda presente lo que las envuelve, el nuevo Raval o el Raval de cualquier otra ciudad junto con su desesperanzada crítica social, la que aborda ya en la dedicatoria de Mala Hostia, la primera:

dedicatoria_Atila_Josevi_Blender

Podría no parar de contar anécdotas, situaciones, elementos de cada uno de las novelas, que me gustaron especialmente, pero lo mejor es leerlas. A modo de prólogo que mejor que unas cuantas frases con las que os encontraréis:

frases_1_Atila_Josevi_Blender

Luis Gutiérrez Maluenda, además de la trilogía de Atila, posee novelas de otro detective, Basilio Céspedes, apodado Humphrey, más antiguo, al que habrá que prestarle la debida atención antes de que algún filósofo te acuse de negligencia.

geografias_en_negro_Josevi Blender

Os recomiendo una entrevista en Fiat Lux, donde expone su particular visión de la novela negra, y de paso recomienda alguna película y libros, también  música, a la que es un gran aficionado, tanto que publicó un ensayo llamado Jazz y Blues en la novela negra americana, dentro del libro “Geografías en negro. Escenarios del género criminal”

A leer.

Aquí puedes ver el tríptico de portadas que me inspiró Atila.

 

ficha_Luis_Gutierrez_Maluenda_Josevi_Blender