Atraco al banco. Donald E. Westlake. 1972

Nuevamente peripecias, los casos de Dortmunder avanzan por caminos insospechados de difícil vaticinio en escenarios diversos y con acciones audaces.

atraco al banco

Se suscitó una vez una pregunta, que no se aclaró, sobre como denominar al subgénero al que pertenecen las novelas de Dortmunder, ¿capers o crook stories?

Su acepción más adecuada para la novela negra es “travesuras” en el caso de capers e “historias de sinvergüenzas” en el caso de crook stories. Me inclino por la segunda más precisa y mejor equivalente castellana a lo que intenta describir. Aunque travesura también es un sustantivo que le viene bien a esta novela por el carácter desenfadado e improvisado de los sucesos que desarrolla.

Pues eso creo que es, una historia de sinvergüenzas. ¡ Es qué estos tíos no piensan nada bueno ! Ideas que a ningún mortal se le ocurren. Absurdas incluso. Pero divertidas, eso sí. Después de Un diamante al rojo vivo no sabía si estaría de nuevo a la altura, y lo está.

Con casi los mismos personajes tan expresivos, inmersos en un grupo tan pintoresco como disonante, en el que debuta hasta un ex-agente del F.B.I., crea de nuevo una trama que alcanza el delirio con un final apabullante e inesperado. Es, como ya dije, sencillamente genial. La policía está impresionante, el capitán Deemer,  un mal genio tuercebotas al cargo del caso, y un teniente Hepplewhite que debe soportar a su jefe. Oliver y Hardy, vamos.

Como curiosidad, la empresa de seguridad del banco, se llama Agencia Continental de Vigilancia. Parece un guiño a Hammett y a su agente de la Continental que hizo su debut en octubre de 1923 en la revista pulp Black Mask.

De nuevo, lean y diviértanse con esta historia de sinvergüenzas.

Anuncios

Un diamante al rojo vivo. Donald E. Westlake. 1970

Divertida, de ladrones imaginativos, con acción por las calles de Nueva York donde Dortmunder, el cerebro de la banda, realiza sus “trabajos”. No me extraña que la llevaran al cine en 1972 protagonizada por Robert Redford, es casi un guión cinematográfico.

image

Los personajes, cada uno más estrambótico. Un militar africano; un loco de los coches que vive con su madre y escucha discos de ruidos de motores; un aficionado a las miniaturas de trenes y cerrajero….sólo Dortmunder conserva el señorío de guante blanco de ladrones de postín en medio de un caos perfectamente controlado,….a veces.

Es una novela sencilla, lineal en el tiempo, sin flashbacks ni artificios literarios, donde una acción se sucede irremediablemente detrás de otras, por mucho que su absurdez vaya en aumento, y donde los personajes,sobre todo Dortmunder, se ven forzados actuar con una gran dosis de osadía.

Por cierto, ésta es la primera novela de la saga de John Dortmunder, que se completa con sólo otras dos: ¿Por qué yo? de 1986 y Atraco al banco de 1987. Además Westlake en 1990 obtuvo una nominación al Oscar al mejor guion por Los timadores obra de Jim Thompson, dirigida por Stephen Frears 

Gracias a Ricardo Bosque por su descubrimiento de este especial personaje.

Lee y ríe. La novela es genialmente sencilla. Y sencillamente genial es Westlake.