Perro come perro. Edward Bunker. 2000.

Perro_come_perro_portada_todo_negro_josevi_blenderSolamente el primer capítulo es suficiente para seguir como corderito hambriento las manos del amo. Principiantes bajo el amparo de Edward Bunker.

Y es que Eddie, cuando narra no lo hace de oído, sabe el instrumento que toca, lo acaricia, lo afina y una vez preparado le saca unos acordes que te llegan sin misericoridia sobre nuestros oidos, más acostumbrados a lo imaginario, lo probable, que nace de mentes inventoras de historias. Nos lleva dos cabezas de ventaja, porque sus historias no las imagina, las vivió. Sabe perfectamente de donde proceden las valentías, los remordimientos, las esperanzas y la lucha vital de la supervivencia del más débil.

Sería de inocentes creernos que un pobre desarraigado social no tiene otro remedio que convertirse en un delincuente, Eddie sabe perfectamente que tiene otras salidas, otras soluciones, pero no le gustan. Prefiere optar por el riesgo de pasar una vida encerrado que por incluirse en un rebaño de pastoreo fácil, cuya única regla es respetar las normas establecidas por quienes se benefician de ellas. Como decía Unabomber sólo tienes que obeceder, pero él no ve posible aguantar coacciones y manipulaciones, aunque aseguren pan y trabajo.

dog_eat_dog_novela_Todo_negro_Josevi_blender

El título en castellano, traducido literalmente de su título en inglés Dog eat dog escrita en 1995 es una clara alegoría del tema de la novela. Si bien el refrán original es Perro no come perro, refiriéndose a que los “perros” humanos no deben comer hombre, o lo que es lo mismo, los hombres no deben ir contra sus semejantes, se deja claro en la novela que esto no es más que un dicho. El perro come mucho perro. 

La mayor amenaza para el hombre son sus semejantes, y Eddie lo sufre en sus propias carnes, lo admite y se comporta con coherentemente, anteponiendo su libertad a los intentos de domesticación de la sociedad angelina de los 70.

Perro come perro narra la historia de Troy Cameron, criminal ampliamente respetado en los bajos fondos de Los Ángeles que embarca a dos viejos camaradas del reformatorio en un golpe de los que difícilmente rechazaría quien ha entregado su vida al crimen. Se trata de Mad Dog, demente y violento en extremo, y Diesel, un grandullón que no se lleva muy bien con Mad Dog, pero que comparten su idolatría por Troy.  Un cóctel explosivo para llevar a buen término cualquier empresa, la quiebra está al llegar.

dog_eat_dog_pelicula_Todo_negro_Josevi_blender

Esta novela fue llevada al cine en 2016 con poco éxito por el director Paul Schrader y protagonizada por Nicolas Cage (Troy), Willen Dafoe (Mad Dog) y Christopher Matthew Cook (Diesel).

Violencia y delincuencia en estado puro.

 

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_3
EDWARD BUNKER

Edward Bunker. El auténtico. ¿Por qué no yo?

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_3Quiero dedicar este último post del año a Edward Bunker, el auténtico, un escritor que basó sus novelas en su experiencia personal porque la autenticidad creo que se está perdiendo.

Con ello pretendo reivindicar la novela negra escrita por aquellos que la han vivido. Son muchos los que inventan historias sobre temas y en lugares que desconocen desde la posición aburguesada del negocio literario. Google solventa muchas cosas. Con Bunker no sucede. Las distintas aventuras que nos propone, tan reales como un mal sueño, son experiencias vitales propias. No hace falta más que echar un vistazo a su autobiografía La educación de un ladrón para darse cuenta que sus novelas son sólo un pequeño y liviano retazo de la verdadera vida de un delincuente de los años 40 y 50 en el sudoeste de Estados Unidos, En una California quizás no tan conocida como la de los 60.

Mucha novela de entretenimiento con poco atisbo de verdad inundan las librerías en un logrado intento de fagocitar el negocio editorial del supuesto género negro. Un maremágnum en el que todo se intenta vender utilizando indiscriminada y despiadadamente las etiquetas que hagan falta.

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_4

Bunker escribió sus primeras cinco novelas entre las distintas cárceles que estuvo, sobre todo en las californianas Folsom y San Quintín (donde fue el preso más joven en ingresar con tan sólo diecisiete años), hasta que la sexta que escribió No hay bestia tan feroz publicada originalmente en España en los años 70 bajo el título de Libertad condicional consiguió el apoyo necesario por editores americanos para su publicación. Él mismo reconoce que esto le libró de pasar gran parte del resto de su vida entrando y saliendo de prisiones resultado de su carácter rebelde y salvaje. A veces el sueño americano sucede. Pocas veces.

Desarraigado familiar, autodidacta, voraz lector. Tom Wolfe, Willard Motley, Albert Camus, Erich Fromm. Atento a lo que le rodea, la vida carcelaria. Perro come perro está basada en una historia que un recluso le contó en San Quintín, en sus memorias hace muchas referencias a determinados episodios de su vida como inspirador de pasajes de sus novelas. Sus 18 años en prisión le permitieron conocer directamente a famosos delincuentes como Caryl Chessman residente del corredor de la muerte, cuyo libro Celda 2455 pabellón de la muerte se considera uno de los mejores testimonios de estos condenados y quien despertó en Bunker el deseo de ser escritor.

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_5

Edward Bunker un gran cronista de una época y un lugar, cuya vida trasciende sus propias obras. Un referente de autenticidad literaria.

Así que a pesar de que esto no pueda caer bien en la granja editorial negra, señores escritores, un poco más de verdad, porque no todos tenemos la suerte o la desgracia de haber tenido sus vivencias. Tomen ejemplo. También se puede escribir ciencia ficción. La verdad se reconoce.

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_2

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_libros