Barrio. Ladislao Vajda. 1947.

Una interesante mezcla de cine policial más social. Ladislao Vajda no era un director que se prodigara mucho en el género negro, si exceptuamos la genial El cebo que rodaría once años después que Barrio.

Siempre se ha resaltado la gran influencia del expresionismo alemán y de Fritz Lang en su cine, esta película es un claro ejemplo con planos muy buscados, expresivos y una utilización de la luz que consigue que sean las sombras las que hablen y generen la atmósfera y estética que hicieron célebre el género.

En un mísero barrio se produce el asesinato de un vecino cobrador de facturas, desde el primer momento se sospecha del chulito del barrio (el Señorito) y de su novia, la cabaretera portuguesa (Ninon) sometida a sus influjos y de la que está enamorado don César uno de los más respetados y bien situados vecinos del barrio. Para descubrir al culpable se cuenta con el comisario Castro, listo como una zorra y al mismo tiempo con un corazón de oro. Exigencias del guión.

Jugando con la censura. Barrio, #cinenegro español de Ladislao Vajda . 1947.

En cuanto a la trama, no olvidemos que nos encontramos en poca franquista, donde no se podía tolerar que determinadas actitudes e ideas se difundieran libremente. La policía debía de mostrarse como inteligente, implacable y honrada, y el delincuente debía recibir su castigo. Quizá para exorcizar la censura, Vajda incluyó alguna escena que, personalmente, creo que podría haberse ahorrado, pero que al mismo tiempo pone de manifiesto una mentalidad bastante común o se intentaba que fuera común en la postguerra civil, culpabilizar al pobre por el mero hecho de serlo:

Sin embargo, Vajda, al igual que harían otros directores de la época daban a la censura con una mano lo que le quitaban con la otra. Así aprovechó para mostrar la pobreza o más bien miseria en que se encontraba la población tras la guerra civil. Para ello utiliza el barrio, al que describe con toda su crudeza. Me puedo imaginar la trama perfectamente entre decorados de ambiente lujoso hollywoodiense, pero es aquí donde la historia es más efectiva.

Entre el elenco podemos encontrar a Manolo Morán, que interpreta al comisario Castro al que el papel, dada su campechanía y locuacidad, le viene que ni pintado. Le acompañan además de Milú, Guillermo Marín y Fernando Nogueras, como Don César y el Señorito respectivamente.

También encontramos en el reparto a actrices que pasarían a la historia del cine y el teatro como las hermanas Caba Alba (Irene y Julia) e Irene Gutiérrez Caba, hija y sobrina de las anteriores, pertenecientes a una saga de actores que llega hasta nuestros días.

Otro pequeño fotograma de la historia del cine.

Doble asesinato en la calle Morgue. Robert Florey. 1932.

doble-asesinato-de-la-calle-morgueEs una nueva piedra en la historia del cine en los años 30. Piedra en el buen sentido, como hito, por la manera de expresar sentimientos a través de un nueva mirada unida a una nueva temática, generadora indudablemente del famoso cine negro americano de los 40.

Pero yo voy a centrarme en la mirada y la temática. Luego os presentaré a Carmen, que en su blog Carmen Pinedo Herrero también ha realizado su particular visión de esta película desde la escenografía expresionista. Si váis a visitarla, no os olvidéis volver.

Como ya he dicho, la nueva mirada es consecuencia de la influencia del cine alemán expresionista. ¿Qué novedades tenía este nuevo cine?  Seguro habréis visto «El gabinete del doctor Caligari» (1920), muda,  precedesora de ésta, y que al contrario que «Doble crimen en la calle Morgue», no es estadounidense, sino de origen alemán y considerada como la primera película del cine alemán expresionista.

Los expresionistas tenían una particular visión de las cosas. Su mirada iba dirigida hacia los temores obsesivos del ser humano como principal argumento, adetrándose en la parte más oscura del alma. Y «Doble Crimen en la calle Morgue» lo hace con esta trama: Un malvado doctor camuflado de feriante intenta establecer teorías evolutivas mediante experimentos científicos raptando y utilizando a muchachas jóvenes en el París de 1845. ¿Suficientemente tétrico y fúnebre? Rozando el goticismo.

Y para conseguirlo utiliza el lenguaje cinematográfico, eligiendo, entre otros elementos, unos personajes con una gran expresividad, muy siniestros (con Bela Lugosi a la cabeza) reforzados por planos también novedosos, como éste en que la velocidad en el cambio de planos subraya el pánico generalizado.

Sin entrar en más detalles, que ya os contará Carmen, voy con una cita de Poe, en cuya obra «Los crímenes de la calle Morgue» se basa esta película: «Todo lo que vemos o nos parece ver no es otra cosa que un sueño dentro de un sueño, las pesadillas que albergamos en nuestro interior», confirmando que las emociones era lo principal a contar en una historia, y además tenían que relacionarse con la muerte, la angustia y sufrimiento.

Así pues, esta película supuso más una difusión de la manera de enfocar las historias que se cuentan en el cine, que de inventar este lenguaje. Pero lo difundió y divulgó muy eficientemente.

Ello no es óbice para que la película tenga también sus escenas cómicas, a las que se pocas veces se mentan cuando se maneja este tipo de cine:

En cuanto a la temática, la innovación estriba en el nacimiento del detective, Dupin, como personaje clave de estos tipos de relato y que da nacimiento a Holmes, Poirot, Marlowe, y todo el resto de detectives, sabuesos, policías e investigadores varios, que se implican en la resolución de cualquier tipo de crimen. Junto a Dupin también nace su ayudante, en este caso Paul, con personalidad, en general, contrapuesta a la del detective al que ayuda y asiste. Su relación a veces podría considerarse matrimonial.

Dupin y su fiel ayudante Paul.

Y es que a Poe se le atribuye la invención del género negro, que evolucionaría hacia temáticas y puntos de vista tan diferentes. Aunque la influencia de la película también abarcaría otras temáticas. ¿No os recuerda la siguiente escena a King Kong? Ésta se rodó solamente un año después.

Una película imprescindible para explicar el origen de muchos géneros: negro, terror, fantástico, detectivesco. Aquí os dejo el reparto:

vlcsnap-00098

Dados sus años, la influencia de la teatralidad del cine mudo no se puede negar, propiciando ambientes y atmósferas claustrofóbicas, de gran violencia incluso, pero que rememora a veces más el ambiente de los cuentos que de film noir. Pero Carmen lo ve perfectamente. Si todavía no la habéis visitado, os lo cuenta aquí:

cp

Visítala y luego puedes ver la película en:

ROBERT FLOREY.
Francés de origen, emigró a Estados Unidos en 1921. Se formó como ayudante con directores cRobert Floreyomo  Josef von Sternberg,  o Charles Chaplin. Fue uno de los candidatos a dirigir Frankenstein de Mary Shelley con Bela Lugosi en el papel del monstruo. Dirigió más de sesenta películas. En 2006, al ser seleccionada por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos su película de 1937, Daughter of Shanghai, para ser preservada en el National Film Registry de los Estados Unidos, se dijo de Florey que era "ampliamente considerado como el mejor director de los gradnes estudios cinematográficos de serie B.