La senda tenebrosa. Delmer Daves. 1947.

Nunca nadie destrozó igual una novela de mi compadre David Goodis.lasendatenebrosa

A partir de una buena novela se hace un mal guión. Las casualidades en la película me produce la sensación de que me engañan, cuando necesitan una excusa para poder continuar con la historia sucede, ¡que casualidad!, sin ningún tipo de antecedente y lo explican a posteriori para justificarse. El hecho justifica la continuación, y no es la causa de lo que sucede en la película. Artimañas de los guionistas. Falta de verosimilitud.

No todo es malo. Técnicamente, la utilización de la cámara subjetiva durante la mitad de la película para subrayar la psicología del personaje de Bogart es de lo mejor y poco utilizada hasta entonces. Viajamos con él, miramos donde él mira, vemos sus manos como propias. Para mantener todavía más la identificación con el personaje, cuando deja de utilizarse esta cámara subjetiva, Bogart aparece con la cara vendada. Estupenda manera de contar.

Respetando los cánones del cine negro, de sombras y luces, de personajes con destinos difíciles y malditos, incorpora elementos del thriller y el romance. También es destacable la buena utilización de los exteriores a través de una buena fotografía y con ambientes más diurnos que otras películas del género.

Una película diferente. Especialmente atrayente para los coleccionistas de Humphrey y Lauren.

El reparto:

Entre los secundarios dos personajes llaman especialmente la atención:

¿Qué tiene Laura?

Es verdad, tal y como apuntaba un socio mío, Clint Toshiro Kurosawa«Lauren Bacall es una buena chica en todas sus pelis con Bogart; es vacilona y sensual, pero es buena, y no provoca la perdición de nadie, así que, técnicamente, no es una femme fatale.»

No he tenido más remedio que darle la razón, pero, ¿qué tiene Laura? lb

Tras reflexionar con mi vaso por la mencionada elección y después de solicitar el preceptivo permiso a Humprey allá donde esté, la miré a los ojos. No sé que tiene. Sí sé que Laura no tiene el sex-appel de Glorie Grahame, ni la fría mirada traidora de Verónica Lake, ni la exhuberante belleza de Ava Gardner.

Entonces, ¿qué es? Su sensualidad serena, su hermetismo sin frialdad, su belleza seductora, su mirada penetrante. Todos aquellos que tuvieron o tenemos felices sueños al lado de una mujer como ella, sabemos de lo que hablamos, no se puede explicar con palabras. Una imagen de ella lo resume todo y nada. Era y es nuestra perdición. Una dulce perdición.

Sirvan estas palabras para mi homenaje particular a la actriz leyenda que todos recordamos cuando comienza una película de cine negro, incluso si no participa en ella.

Ya sabes Lauren «si me necesitas sólo tienes que silbar».

El sueño eterno. 1946

Una de las mejores películas del cine negro. Basada en la novela de Raymond Chandler del mismo nombre, dirigida por Howard Hawks con guión de William Faulkner, sí el gran escritor, y protagonizada por Humprey Bogart y Lauren Bacall

image

image

image

image