La ciudad de la memoria. Santiago Álvarez. 2015.

la_ciudad_de_la_memoria_de_santiago_alvarezLa ciudad de la memoria es un tributo al género negro. Las citas de películas clásicas al inicio de cada capítulo es una declaración de intenciones. El sueño eterno, Atraco perfecto, Historia de un detective, La jungla de asfalto marcan los estados de ánimo al lector.

Y Vicente Mejías también. Nuestro protagonista, detective, chapado a la antigua, al margen de nuevos tiempos, adopta una posición nostálgica y romántica de su quehacer negándose a desprenderse de los atributos que perfilan a un detective clásico. Gabardina, reloj de cadena e incluso pistola, pero la historia de la pistola es otra historia.

frase_ciudad_de_la_memoria_1

Su adoración por Bogart, su Bogie, despeja cualquier duda para aquél que todavía la tuviese. No puedo dejar de recordar a Samuel Esparta, detective creado de la mano de Ramiro Pinilla, de sus compinches Hammet y Chandler, de Koldobike y de su intento de preservar una época en que se adoraba a los detectives.

frase_ciudad_de_la_memoria_2

Tampoco vive en una burbuja. Sabe que ahí fuera se funciona de otra forma pero los motores que mueven a las personas siguen siendo los mismos. La ira, el orgullo, y la avaricia sobre todo. Pero siempre hacia delante, su tendencia natural, quizá por su pasado, quizá por que no le queda otro remedio. La ciudad de la memoria tiene cierta profundidad sentimental que es difícil de encontrar en la extendida superficialidad de mucha novela actual.

En contraposición, Berta, su ayudante-becaria-necesitada, es una joven cumplidora de las exigencias sociales para la obtención de un medio de vida. Estudiante y trabajadora. El elemento equilibrante entre fantasía y realidad, obligando a su jefe Mejías a precindir de ciertos hábitos.

La ciudad de la memoria es algo más que unos personajes, es un viaje por las vidas de personajes. Toda una vida, como dice la canción, me estaría contigo. Gente que pulula por esta historia, que viven y vivieron situaciones políticas y sociales actuales y pasadas. El pasado siempre nos acompaña, hasta el final. Si eres de los que gustan de hechos trascendentales que marcan el futuro, ésta es la tuya.

La crítica social tampoco deja de estar presente. Una mirada por la creación de fama, fortuna y riqueza, no exentas de culpas y remordimientos revueltos entre falta de escrúpulos, y quizás más comunes de lo que podría sospecharse.

A pesar del apego a épocas pasadas, el detective Mejías nos permite, no sé si gracias a Berta y su avanzadilla tecnológica, ciertas licencias a sus lectores que ni Marlowe ni Spade hicieron: acceder a sus archivos. Yo creo que Berta se excedió en sus atribuciones, y sin la autorización de Mejías nos deja ver, su «libreta de apuntar gilipolleces». ¿Qué detective que conoces te dejó que urgaras en ella? Échale un vistazo

libreta_mejias

Una novela redonda como el fondo de un vaso de whisky. ¿Laphroaig?

ficha_Santiago_Alvarez

 

 

 

 

 

Un dinar un dia qualsevol. Ferran Torrent. 2015. VLCNEGRA. El reconocimiento de una deuda.

Ayer, en Valencia Negra estuve en la presentación de la novela de nuestro gurú valenciano de la novela negra, aunque no creo que le guste mucho esta catalogación, huye de las etiquetas, y en parte tiene razón, también lo es de otro tipo de novelas. Repasando los artículos de la presentación del nuevo libro de Ferran Torrent «Un dinar un dia qualsevol» y he comprobado como la vertiente política de la charla ocupa un gran espacio. Es muy atrayente, con los tiempos que corren…

ft3

Dentro de su posicionamiento político de izquierdas, sin ser sectario, al que no le gustan las etiquetas, comprensivo que no tolerante con la corrupción, situó sociológicamente la novela, destacando a esta Valencia como el mejor caldo para inspiración de escritores de novela negra. En este sentido conoce profunda y personalmente a los personajes que pululan por la sociedad política de la Comunidad Valenciana, a los que atribuye un perfil valenciano que prolifera bastante: chulesco, gracioso, impune, «de peine en el bolsillo trasero».

ft

Concebida como la primera novela de una trilogía: «Un dinar un dia qualsevol», «Pinturas de Guerra» y «El segon sistema» quiere retratar algo más que la sociedad de la crisis, también aquélla que ha surgido como consecuencia de ésta, la sociedad postcrisis, donde se ha creado un segundo sistema que se nutre del primero a la vez que lo extorsiona. «Esto es lo que ha quedado de la crisis». Para ello dota de gran protagonismo a personajes secundarios muy potentes que viven en la clandestinidad económica, en el segundo sistema, entre ellos reconocemos también a los actores de la cuestión política.

Creo que la imagen de quien no conozca a Ferran Torrent podría quedar marcada como otro escritor de la corrupción y la indignación valenciana. Nada más lejos de la realidad. Ferran Torrent cuenta en su haber con una gran lista de novelas del género negro y de fuera de él.

ft1

Yo soy un gran aficionado a la novela negra gracias a él. En los 80, en muchísimos centros educativos de Valencia, Ferran era lectura obligatoria en los planes de literatura y valenciano. Somos muchísimos de mi generación los que hemos leído «No emprenyeu el comissari». También obras posteriores como «La mirada del tafur» fue leída por la generación de mis hermanos pequeños o mis hijos mayores.

ft2Con ese arraigo entre los menores de cincuenta, muchos descubrimos con él la existencia de la esencia de lo negro: las bajas pasiones, la envidia, la codicia, los celos, la venganza. Tengo que releerlo, los años supongo que me la habrán cambiado.

Valgan estas líneas para reconocer una deuda que los lectores negros de ésta, nuestra Comunidad, tenemos para con él.