Feud. Serie. 2017.

feud_bette_and_joan_tv_series-120644719-largeEl cine que habla del cine se le conoce como metacine. ¿Pero cómo se llama una serie que habla del cine? ¿metaserie, metacineserie, metaseriecine? En cualquier caso, si eres amante, devoto, idólatra o incluso un poco friki del cine, no debes perderte Feud, una serie donde los pormenores y menudencias de la industria del cine de principios de los sesenta en Hollywood quedan al descubierto.

Tras repasar en otro post la película ¿Qué fue de Baby Jane? volvemos sobre ella con Feud como excusa.

Por partes.

Para empezar dos bestias de la interpretación: Susan Sarandon, en el papel de Bette Davis, y Jessica Lange, en el de Joan Crawford. Sólo con esto es suficiente para convencer al más reacio.

Susan_Sarandon_Jessica_Lange_Todo_negro_josevi_blender

Además, es un aliciente la época en la que transcurre, principios de los sesenta, en el que la historia de Hollywood empezaba a transitar hacia el verdadero negocio del cine que vivimos actualmente, y donde las estrellas y sus maravillas interpretativas cada vez pesaban menos en el éxito taquillero de las películas.

Susan_Sarandon_Jessica_Lange_Todo_negro_josevi_blender_1

La trama. La vicisitudes por las que atravesaron los integrantes de dos cintas míticas: ¿Qué fue de Baby Jane? y Canción de cuna para un cadáver, ambas dirigidas por un Robert Aldrich que se nos presenta como un verdadero malabarista a la hora de llevar adelante la dirección de estos dos filmes por un doble motivo: dirigiendo a dos estrellas en sus horas bajas y lidiando, al mismo tiempo, con los estudios punteros del momento: la Warner y la 20th Century Fox.

Siempre se ha aludido a la rivalidad Davis-Crawford como uno de los sellos identificativos de las dos películas. Pero la serie rompe este mito. Es verdad que existía, pero no hasta el grado que se publicitó en su momento. El señor Warner empezaba a manipular el marketing cinematográfico. En realidad ambas actrices hacían un frente común ya que su objetivo era el mismo: relanzar sus carreras. Aunque no estaban de acuerdo con todo. Pero lo hicieron de manera distinta.

Joan Crawford, intentaba mantener sus estatus de icono del cine, bella, sensual, magnífica, mientras que Bette Davis intentó en ¿Qué fue de Baby Jane? evolucionar en su profesión, pretendiendo establecer como base, la calidad artística de sus interpretaciones. Es proverbial su primera aparición en el rodaje, en el que dejó boquiabiertos a todos con una caracterización realizada por ella misma de una patética vieja que se resistía a abandonar su antiguo papel de estrella infantil, una imágen icónica del cine.

La historia del rodaje de ambas películas se cuentan a partir del testimonio de otras actrices coetáneas, como Joan Blondell y Olivia de Havilland en 1978, en el Dorothy Chandler Pavilion, donde la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas celebró su Entrega Anual de Premios con el mismo nombre entre 1969 y 1987.

Creo que solamente lo dicho hasta aquí es suficiente para devorar la serie. Por si no fuera suficiente, los secundarios que arropan a semejantes actrices son espectaculares:

reparto_feud_Todo_Negro_Josevi_blender

Y ahora pasamos a los chismorreos. No es que sea importante, pero endulza la vida.

¿Sabías que Bette Davis colocó a su hija en la película? Sí, la vecina de las hermanas Hudson a la que tiene que torear Baby Jane es su propia hija, Barbara Merrill, que utilizó en el reparto el apellido de su padre.

Barbara_Merrill_Todo_negro_josevi_blender

¿Sabías que Joan Crawford fue sustituida en Canción de cuna para un cadáver por Olivia de Havilland porque fingió una enfermedad al enterarse de que Bette Davis era la productora de la película y tenía poder de decisión sobre el rodaje? Le costó una gran indemnización y fue el principio del fin.

Bette Davis fue nominada al Oscar como mejor actriz por ¿Qué fue de Baby Jane?, pero ¿Sabías que Joan Crawford se las apañó para recoger el Oscar en 1962? Lo hizo en nombre de Anne Bancroft, la ganadora, por El milagro de Anna Sullivan, cuando ni siquiera estaba nominada, dejando como perdedora en el patio de butacas a una atónita Bette en una difícil situación.

Feud nos cuenta éstas y muchas otras más intrahistorias. Un buen metacine en tan sólo ocho episodios de 45 minutos. Nadie dio más por menos.

No te la pierdas.

 

Fortitude. Serie. 2015.

f1

Este post puede contener spoilers

Una serie creada y escrita por Simon Donald (Wallander), en la que los asesinatos actuales se mezclan con sucesos oscuros del pasado.

Situada en Fortitude (Fortaleza), una isla en Noruega aislada por el frío, es un lugar donde no existe el crimen … hasta que uno de sus habitantes aparece brutalmente asesinado, y no es el primero.

stanley tucci
Detective Morton (Stanley Tucci)

Dada la incompetencia y la falta de preparación de la policía local para estos crímenes, el detective Eugene Morton acude desde Londres (?) para esclarecer el asesinato. Su investigación empieza a aflorar los secretos de la comunidad, secretos que infunden sospecha sobre todos.

Con escenas de tinte gore, en un medio hostil que condiciona la manera de vivir, que fomenta la soledad, la introspección y la pérdida del sentido de la realidad, la serie se aguanta en la interpretación de los actores.

El Jefe de la policía local, Dan Anderssen, de mirada torva y ataques de violencia; la gobernadora, Hildur Odegard, preocupada por el futuro económico de la ciudad se encuentra enfrascada en el proyecto de construcción de un hotel en el glaciar (vamos, el político de turno).

Les acompañan, el fotógrafo de naturaleza Henry Tyson, terminal y alcohólico, una dependencia que encubre culpas; y la bella encargada del hotel, Elena Ledesma, una española autodeportada de vida difícil, amor platónico del Jefe de policía.

Sin título 3Sin título 5

Pero me defraudó el cariz de los acontecimientos, que diría alguno, evoluciona hacia el reino de las catástrofes médicas, me dejó desconcertado y me mató la trama psicológico-criminal de atmósfera asfixiante y austera que me atraía sobremanera, hasta el punto de dejarme como el clima de Fortitude, helado.
Una lástima que entre tanta buena interpretación, buena fotografía, transmisión psicológica del ambiente, sospecha de vidas reales tan diferentes de su comportamiento en sociedad, desterrados sociales, se quedara en eso, en una inmensa heladería. Como he llegado a leer en una crítica, miserablemente escrito. De acuerdo, sólo en cierta manera y hasta cierto punto.

Un curioso caso sobre como una serie criminal acaban convirtiéndola en una de terror, con una escena final tan surrealista que acaban matando cualquier intento de reconciliación. Igual quieren empezar a montar un Walking Dead o algo por el estilo.

f3

Siento que me han tangado por algún lado. Como reza el subtítulo “No solamente mata el frío”, y las personas, y los niños, y los osos, y la policía, y los virus, y el alcohol…Un medio que para los que somos urbanitas y mediterráneos nos queda un tanto exótico y ajeno.