Sólo se vive una vez. Fritz Lang. 1937.

you_only_live_once_todo_negro_cartel1Segunda película de la etapa americana de Lang tras Furia .

Su argumento: Eddy, un delincuente de poca monta (Henry Fonda), condenado ya tres veces, es acusado de un asesinato que no ha cometido.  A la cuarta condena, pena de muerte, así, sin vaselina. Intenta rehacerse, con la ayuda de su esposa Joan, que esperó pacientemente el cumplimiento de la condena, pero la fatalidad le impide seguir el camino recto.

Fritz Lang se supo adaptar perfectamente a los preceptos que el código Hays del 34  imponía a las películas que optaran al estreno normalizado dentro de la industria cinematográfica americana de la época. El código se estaba implementando poco a poco pero inexorable.

you_only_live_once_todo_negro_cartel2

Una historia que quizás se supo colar a los censores, donde se muestra la tragedia que se vivía en Estados Unidos tras la crisis del 29, donde la miseria campaba a sus anchas, donde los presos no tenían otra salida más que la delincuencia, se les desechaba, sin contemplaciones, poniéndoles realmente difícil el abandono de la senda del crimen a todo aquel que alguna vez había caído en ella, fueran cuales fueran las circunstancias.

Como era preceptivo con el código, se imponía el castigo del criminal, en este caso incluso inocente, enmascarando una peligrosa ideología. El que mal empieza mal acaba, por designio divino, incluso tras la expiación de las culpas, los errores anteriores se acaban pagando aunque sea de una manera injusta e incluso ilegal, te acaba tocando con su maldita varita. Algo así como la justificación del karma. Eran otros tiempos.

Cinematográficamente, Lang empieza a consolidar su manera de hacer cine, sus planos rotundos, llenos muchas veces de lenguaje metafórico. Impactantes, nada utilizados hasta el momento, pero que se utilizarán comúnmente en las cintas de los años venideros.

Una de las mejores metáforas o alegoría que utiliza Lang en esta película, la tenemos cuando al inicio de la película, y tras salir Eddy de la cárcel y disfrutando de la luna de miel junto a su paciente esposa Joan contemplan una charca en la nadan relajadamente una pareja de ranas, sí de ranas. Eddy le dice a Joan: “permanecen juntas hasta la muerte, cuando muere una de las dos, muere la otra”. Un atisbo de futuro, de visión de lo venidero que, por medio o por culpa del amor, se hará realidad en su propia vida. El señor Lang nos anticipa el final de la historia. Morirán juntos. Y enamorados.

you_only_live_once_todo_negro_escena1

Una historia sobre las dificultades de la vida, sobre sus zancadillas, sobre la escritura con tinta indeleble en la página del destino trágico de la vida de quienes no tuvieron tanta suerte o que nacieron bajo el signo de la derrota.

En el fondo, una gran historia de amor. Me acordaba de la gran amor de los indomables Bonnie and Clyde.

 

 

 

¿Quién es más malote?

A ver, os presento. Estos son los miembros de la banda de cerveza ilegal que opera en la película Las calles de la ciudad de 1931.

En una de las escenas finales de la película, el director Rouben Mamoulian hace un repaso con un primer plano de cada uno de ellos consecutivamente. Gran escena. No sé si se contemplaría en el contrato. El caso es que me preguntaba quien de ellos me daría más miedo si se dirigiera cara a mí a exigirme una deuda.

¿Y para ti? ¿Cuál te impone más respeto?

¿Y qué pensarán tus amigos? Comparte por favor.

Las calles de la ciudad. Rouben Mamoulian. 1931.

city_streets_Todo_negro_josevi_blender_cartelUna película basada en un relato de Dashiell Hammet llamado originalmente After school y guionizada por Oliver H.P. Garrett y Max Marcin.

Lo que inicialmente se plantea como una película noir, policial tan propia de las novelas de Hammett, que ya había escrito a estas alturas Cosecha roja, se transforma casi sin darnos cuenta en una gran historia de amor.

Nan (Sylvia Sidney), está enamorada de un feriante de alma cándida que trabaja en la galeria de tiro de una feria, conocido por The Kid (Gary Cooper) e intenta convencerle de que se una a la banda de traficantes de alcohol en la que trabaja su padre Guy (Pop Cooley) todo sin ningún intenciones aviesas.

Kid se niega rotundamente hasta que Nan encubre a su padre en un asesinato y es enviada a prisión. Entonces todo cambia y Guy convence a Kid para unirse a la banda para conseguir dinero fácil y rápido con el que liberar a Nan de prisión, corrupción mediante, pero todo se tuerce cuando Nan sale de prisión y el gran jefe de la banda (Paul Lukas) se encapricha y enamora de ella.

2018-02-06 12.11.39

Ya os digo amor en un ambiente gansteril. Nada de una película de gansters con un toque romántico, la historia de amor acaba convirtiéndose en el tema central durante la segunda parte de la película. Merece mucho la pena ver esta conversión tan sutil, justificada y procedente. Los principios noir quedan a un lado.

Dirigida por Rouben Mamoulian, con esta película inició una, su carrera, que nos brindaría grandes historias como La reina Cristina de Suecia de la Garbo o Laura, que si bien fue acabada por Preminger fue iniciada por él. O Sangre y arena basada en la novela de nuestro Vicente Blasco Ibáñez con Tyrone Power y Rita Hayworth de protagonistas.

Un San Valentín diferente.