Tren nocturno. Martin Amis. 1997.

tren_nocturno_Todo_Negro_Josevi_blenderSi buscas a Martin Amis como autor de novela negra, el resultado es cero. No es un autor del género. Sin embargo, bucea a través de sus singularidades para desarrollar el discurso de su corriente literaria.

Martin Amis, sus obras se mantiene al margen, su producción no se remite a un género en concreto. Lo suyo es escritura y nada más. No es un productor nato de historias negro criminales.

Se le asocia generalmente a los escritores de corrientes postmodernas, como  Thomas Pynchon,  Michel Houellebecq o  Chuck Palahniuk, de los que recomiendo fervientemente Las particulas elementales y Asfixia. Toda una experiencia.

Pero volvamos a la complicado, Tren nocturno no relata las vicisitudes de un caso policial. Si que es verdad que su protagonista Mike Hoolihan es policía y está encargada del caso, pero no es el sustento de la novela. Sí, es mujer.

Tren_nocturno_Martin_amis_Todo_Negro

Pero que no os despiste. No es más que una presentación de un espacio tópico.  Poco a poco se desvía de la trama inicial de la investigación de un asesinato-suicidio para indagar en otros aspectos referidos a los personajes, especialmente incidente en Mike. San Wikipedia otorga a la literatura postmodernista la característica de “Preferencia por espacios heterotópicos”. No sé realmente como el ambiente puede ser a la vez hetero y tópico. Se me escapa. Quizá podría referirse a utilizar escenarios conocidos para tratarlos de manera diferente a como se espera. Y la verdad es que creo se consigue trasladándonos de la trama policial a la indagación psicológica de Mike. Sin embargo, no deja en ningún momento de hacer referencias a los tópicos del género negro.

Tren_nocturno_Martin_amis_Todo_Negro_1

La literatura postmoderna otorga una especial atención a la cultura de masas y a la democratización estética como resultado de su propósito de unir la novela con la vida, está muy presente en muchos pasajes:

Tren_nocturno_Martin_amis_Todo_Negro_2

Volviendo a la novedad, en un momento dado de la novela, Mike recoge la situación para realizar viajes por su vida, por los acontecimientos que han supuesto una marca, un viaje desatado a partir del análisis de los argumentos que puede esgrimir una persona para desear sucidarse. Unas reflexiones profundas y sinceras de las causas del propio comportamiento.

Lo que sí es, es una novela heteronoir. No contemplada en los círculos noir habituales.

ficha_novela_martin_amis

Propuestas de cine negro.

Hacemos recopilación de las mejores películas del género vistas o revistas por enésima vez este año. Imprescindibles para esas tediosas tardes veraniegas cuando el calor no permite asomar el pico a la calle. No os arrepentiréis.

Pon el título de la película en el buscador y sabrás lo que te pierdes.

¡FELIZ VERANO CINÉFILO!

 

Flor seca. Graziella Moreno. 2017.

flor_seca_Todo_Negro_Josevi_BlenderSegunda novela protagonizada por la juez Sofía Valle tras Juegos de maldad. Si bien me parece que la figura de la juez, que ejerce en Barcelona y trabaja en colaboración con los Mossos d’Esquadra, no es sino un personaje estandarte que unifica al resto de personajes.

Verdaderamente ella no es la protagonista indiscutible, tal y como me comentó Graziella: “las acciones que se desarrollan en una novela no dependen principalmente de las decisiones judiciales, sino de las policiales.” Así, teniendo protagonistas claros, la novela se torna muy coral, con distintos personajes que aportan sus diferentes papeles al desarrollo de la trama.

Una trama que se desarrolla en un ámbito social pudiente, donde la corrupción y la ilegalidad están muy presentes, así como las tentaciones para quien las busca con el bolsillo lleno.

La historia transcurre con dos tramas paralelas de asesinato e investigación de la corrupción policial. Sofía y Enda Rivas, policia nacional amigo de ella, se encargan de cada uno de los casos. El mantenimiento de la independencia de cada uno de ellos para llevar a cabo su trabajo y el secretismo que comporta marca la relación entre ellos. Una historia que podría ir a más que la meramente profesional en el transcurso de las investigaciones.

“La idea es explicar situaciones reales en que los personajes se mueven en un contexto de normalidad en el que suceden las cosas, como la vida misma y romper los esteriotipos de películas, novelas y series sobre jueces, policías, fiscales, funcionarios y demás”. Graziella Moreno.

El asesinato con una puesta en escena de lo más peculiar lindando con las megalomanías de un psicópata. El caso sobre la corrupción, policial, no alcanza los niveles extraordinarios que estamos acostumbrados a vivir, pero que sin duda la amparan a través de las pequeñas corruptelas de favores bienpagados.

Así, con un estupendo círculo de personajes, muy bien interrelacionados, se crea un cuerpo sólido sobre el que se sustenta la novela, al mismo tiempo que las actuaciones de los personajes y los procedimientos policiales son creíbles gracias a que la profesión de Graziella Moreno le otorga un conocimiento de primera mano.

Pero la novela todavía trata otros aspectos. Creo que Graziella no puede sustraerse de relatar aquellas situaciones que más le han impactado, así como los temas que más le preocupan. Los introduce en la novela dentro del quehacer cotidiano de los jueces. Un levantamiento de cadáver por suicidio, con una puesta en escena de lo más impactante, fruto de la realidad, así como el tema de la violencia de género entre un matrimonio de italianos que se encuentran continuamente en los juzgados interponiéndose denuncias mutuamente. Situaciones impensables en el trabajo que desarrollamos quienes tenemos profesiones más o menos “normales”.

Esperando más entregas de Sofía Valle.

 

FLOR SECA :

  • Año de publicación: 2017
  • Número de páginas: 250
  • Formato: Rústica con solapas.
  • Dimensiones: 15 x 23 cm.

ficha_graziella_moreno_Todo_Negro

Aviso de muerte. Sophie Hénaff. 2017

aviso_de_muerte_sophie_henaff_Todo_Negro_Josevi_BlenderVolvemos a las andadas con el equipo policial de la rue Les Innocents, una dirección con nombre muy apropiado para la peña que forma la camarilla bajo las órdenes de la comisaria Capestan.

Denostados por el resto de los policías de París por sacar a la luz los trapos sucios de los que no se libra nadie en la anterior novela, vuelven a la carga con un caso de asesinatos anunciados con antelación, entre los cuales se encuentra un oficial de la Brigada de Intervención del 36 de Quai del Orfèvres, que al mismo tiempo fue suegro de la comisaria Capestan. Un asunto con muchas ramificaciones en el tiempo y en el espacio, en el que un caso cerrado vuelve a abrirse a la vista de los recientes acontecimientos.

En esta aventura, nos adentraremos más en la vida personal de Anne, aprovechando que el caso que tiene entre manos le afecta de manera personal, al verse implicado su exsuegro, así como su exmarido al que le sigue uniendo un fuerte vínculo que la separación matrimonial no ha conseguido romper de manera definitiva. La implicación sentimental y emocional es alta y da a la novela un punto más reflexivo que la anterior.

También empiezo a pensar en un deseo crítico de Sophie Hénaff hacia el sistema policialSophie_Hénaff francés, muy dado a mantener la jerarquía, el procedimiento, la legalidad. Una crítica sobre su funcionamiento utilizando para ello una grupo de lo más variopinto, pero de la que la comisaria consigue sacar el máximo valor a sus componentes. Es una directora eficiente que intenta llevar a cabo su labor de la mejor manera posible, superando todas las adversidades, incluidas las internas, con los, en principio, elementos más desterrados del sistema policial, demostrando que la efectividad no es una cuestión ni de expedientes ni de galones. Igual son imaginaciones mías.

Con la incorporación de miembros a la nueva brigada, más singulares de los que ya existían, la comisaria sigue defendiendo a capa y espada a su equipo, que todavía exhibe mayor surrealismo que en la novela anterior pero que lleva a buen puerto los asuntos que ponen en sus manos, eso sí, con sus propios métodos.

La brigada Capestán empieza a consolidarse como uno de los referentes de la novela negra, donde el humor y las situaciones absurdas tienen su peso en la trama y que recuerda a las novelas corales del género que trataron tan bien maestros como Westlake o Ed McBain en sus series de Dortmunder o de la comisaria 87, pero esta vez en tono francés.

Se hablará de esta saga, aunque en principio su editor francés Livres de Poche no tiene previsto que se sepa más títulos de esta especial brigada. Esperemos que reconsideren la situación. Sería una lástima quedarnos sin más entregas.

ficha_SOPHIE_HENAFF_1_tODO_nEGRO

 

Título: AVISO DE MUERTE

  • Nº de páginas: 336 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: ALFAGUARA

Cardinal y Rebecka Martinsson. Series. 2017.

 

He tenido la suerte de poder visionar el primer capítulo de dos series estrenada a inicios de este 2017. Cardinal, canadiense y Rebecka Martinsson, sueca. Ambas se basan en novelas. Cardinal en la serie del escritor Giles Blunt y su protagonista John Cardinal, y Rebecka Martinsson basada en la abogada protagonista de las novelas de Åsa Larsson, quizá más conocidas que el anterior. Dos series potentes.

Tengo que proclamar mi rechazo natural a las novelas negras de autores de corte nórdico, no me parecen especialmente innovadoras, ni trascendentales, ni ingeniosas, pero cuando llegamos al tema de la imagen la cosa cambia.

Ambas series, a pesar de estar basadas en best-seller que a mi opinión no lo son tanto, gozan de una factura y de la utilización de unos recursos visuales que permiten clasificarlas como de una atracción especial, creando un estilo muy particular y propio. La dirección de fotografía corre a cargo de Petrus Sjövik y Steve Cosens, respectivamente.

La atracción está basada en el paisaje y en como la fotografía apoya una particular manera de tratar lo visual, minimalista, liberando las escenas de elementos accesorios. Muy sobrias, austeras y moderadas.

Cardinal_serie_Josevi_Blender_Todo_negro

En el caso de Cardinal, la historia transcurre en pleno invierno, los mantos nevados fagocitan muchos de los componentes de planos generales y reducen los puntos de concentración del espectador donde quiere el director, en lo que es realmente importante y sustantivo de cada escena. Este ambiente, no frio, sino glacial, evita perderse en las cosas secundarias, provoca una sensación de no poder perder el tiempo en llamativas escenas, sino en acercarnos e introducirnos mucho más en el contenido de lo que nos cuentan.

Rebecka_Martinsson_Josevi_Blender_Todo_negro_1

En cambio, con Rebecka Martinsson la trama transcurre en el corto verano del norte de Suecia. Aquí se subrayan los mismos planteamientos estéticos pero cambiando el neutral blanco por el esplendoroso verde de los bosques. Pero logrando el mismo planteamiento de lograr la máxima expresión con los mínimos medios. Masas boscosas alternando con lagos, con carreteras que las recorren como cicatrices del terreno, siendo la sobriedad el elemento común.

Esta misma percepción, aún tratando con paisajes diferentes se consigue gracias a la luz. Una luz tamizada, nórdica que atempera los colores, los vuelve apagados, predominando los pardos, los grises, sin luz directa, sin sombras, y donde la luz artificial juega un papel muy importante.

Esto no quiere decir que ambas series sean iguales, cambia del entorno, urbano, policial y procedimental de Cardinal, al rural, psicológico y sentimental de Rebecka. A elegir, pero ambas muy dignamente conseguidas.

Unas series para disfrutar de unas intenciones cinematográficas alejadas de los canales habituales.

 

Feud. Serie. 2017.

feud_bette_and_joan_tv_series-120644719-largeEl cine que habla del cine se le conoce como metacine. ¿Pero cómo se llama una serie que habla del cine? ¿metaserie, metacineserie, metaseriecine? En cualquier caso, si eres amante, devoto, idólatra o incluso un poco friki del cine, no debes perderte Feud, una serie donde los pormenores y menudencias de la industria del cine de principios de los sesenta en Hollywood quedan al descubierto.

Tras repasar en otro post la película ¿Qué fue de Baby Jane? volvemos sobre ella con Feud como excusa.

Por partes.

Para empezar dos bestias de la interpretación: Susan Sarandon, en el papel de Bette Davis, y Jessica Lange, en el de Joan Crawford. Sólo con esto es suficiente para convencer al más reacio.

Susan_Sarandon_Jessica_Lange_Todo_negro_josevi_blender

Además, es un aliciente la época en la que transcurre, principios de los sesenta, en el que la historia de Hollywood empezaba a transitar hacia el verdadero negocio del cine que vivimos actualmente, y donde las estrellas y sus maravillas interpretativas cada vez pesaban menos en el éxito taquillero de las películas.

Susan_Sarandon_Jessica_Lange_Todo_negro_josevi_blender_1

La trama. La vicisitudes por las que atravesaron los integrantes de dos cintas míticas: ¿Qué fue de Baby Jane? y Canción de cuna para un cadáver, ambas dirigidas por un Robert Aldrich que se nos presenta como un verdadero malabarista a la hora de llevar adelante la dirección de estos dos filmes por un doble motivo: dirigiendo a dos estrellas en sus horas bajas y lidiando, al mismo tiempo, con los estudios punteros del momento: la Warner y la 20th Century Fox.

Siempre se ha aludido a la rivalidad Davis-Crawford como uno de los sellos identificativos de las dos películas. Pero la serie rompe este mito. Es verdad que existía, pero no hasta el grado que se publicitó en su momento. El señor Warner empezaba a manipular el marketing cinematográfico. En realidad ambas actrices hacían un frente común ya que su objetivo era el mismo: relanzar sus carreras. Aunque no estaban de acuerdo con todo. Pero lo hicieron de manera distinta.

Joan Crawford, intentaba mantener sus estatus de icono del cine, bella, sensual, magnífica, mientras que Bette Davis intentó en ¿Qué fue de Baby Jane? evolucionar en su profesión, pretendiendo establecer como base, la calidad artística de sus interpretaciones. Es proverbial su primera aparición en el rodaje, en el que dejó boquiabiertos a todos con una caracterización realizada por ella misma de una patética vieja que se resistía a abandonar su antiguo papel de estrella infantil, una imágen icónica del cine.

La historia del rodaje de ambas películas se cuentan a partir del testimonio de otras actrices coetáneas, como Joan Blondell y Olivia de Havilland en 1978, en el Dorothy Chandler Pavilion, donde la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas celebró su Entrega Anual de Premios con el mismo nombre entre 1969 y 1987.

Creo que solamente lo dicho hasta aquí es suficiente para devorar la serie. Por si no fuera suficiente, los secundarios que arropan a semejantes actrices son espectaculares:

reparto_feud_Todo_Negro_Josevi_blender

Y ahora pasamos a los chismorreos. No es que sea importante, pero endulza la vida.

¿Sabías que Bette Davis colocó a su hija en la película? Sí, la vecina de las hermanas Hudson a la que tiene que torear Baby Jane es su propia hija, Barbara Merrill, que utilizó en el reparto el apellido de su padre.

Barbara_Merrill_Todo_negro_josevi_blender

¿Sabías que Joan Crawford fue sustituida en Canción de cuna para un cadáver por Olivia de Havilland porque fingió una enfermedad al enterarse de que Bette Davis era la productora de la película y tenía poder de decisión sobre el rodaje? Le costó una gran indemnización y fue el principio del fin.

Bette Davis fue nominada al Oscar como mejor actriz por ¿Qué fue de Baby Jane?, pero ¿Sabías que Joan Crawford se las apañó para recoger el Oscar en 1962? Lo hizo en nombre de Anne Bancroft, la ganadora, por El milagro de Anna Sullivan, cuando ni siquiera estaba nominada, dejando como perdedora en el patio de butacas a una atónita Bette en una difícil situación.

Feud nos cuenta éstas y muchas otras más intrahistorias. Un buen metacine en tan sólo ocho episodios de 45 minutos. Nadie dio más por menos.

No te la pierdas.

 

Limones negros. Javier Valenzuela. 2017.

LIMONES_negros_Todo_Negro_Josevi_BlenderQuizás lo más importante no sea el telón de fondo. Corrupción política. Si vemos lo que ocurre aquí, creo que  trasladarlo al otro lado del Estrecho no es muy difícil para ver más de lo mismo. No sé si estoy equivocado, Javier Valenzuela dirá.

Lo más importante es la descripción del ambiente cultural y social de Tánger de los últimos años. Tanto en las altas esferas del poder, como en las de quienes sobreviven con lo que buenamente ofrece la vida.

Todo ello visto desde la posición de Sepúlveda, profesor del Cervantes que reside desde hace muchos años en la ciudad. Es un tipo que vive la vida con comodidad, sin dotes tecnológicas, con una hija en la distancia, con relaciones cercanas. Vamos, que hace lo que le viene en gana. Sin aspiraciones. En el fondo vive y deja vivir. Intenta ayudar.

Los personajes, toda una fauna, sirven de excusa para contar maneras de vivir. Desde propietarios de holdings de empresas, prostitución adolescente, guardia civil, servicios secretos, promotoras inmobiliarias, criados, dueños de pequeños bazares, estrellas del cine, pero nunca para llegar a convertir la historia en una novela de espías y grandes acontecimientos políticos. Sepúlveda está ahí para que eso no ocurra. Todo es más corriente y normal. Una pena.

Destaca que, a pesar de los cambios apreciables en la novela negra actual, Javier sigue manteniendo una de las figuras emblemática del género, el de la femme fatale, con el personaje de Adriana Vázquez.  Una relaciones públicas ambiciosa que contempla su medio, el mundo de los negocios y desea su parte. Actualizada en maneras, pero con los rasgos característicos: independencia económica, gustos caros, importantes relaciones, habilidades sociales y personales que le permiten llegar allí donde solo su condición de mujer no se lo permite. Ambición y deseo de triunfo.

Lo que realmente es, para mí, más estimable de Limones Negros, son sus particulares referencias culturales y sociales relacionadas de una u otra manera con Tánger, Goytisolo, Ian Fleming, Paul Bowles, Mohammed Chukri, a la generación beat. A películas ambientadas en Tánger. A los tiempos de la Zona Internacional cuando Tánger era conocida como la ciudad de los espías, fama ganada durante la segunda guerra mundial y la guerra fría.

A veces emotiva, a veces cruel, bastante carnal. Retrata la sociedad tangerina con todas las contradicciones que conlleva vivir y relacionarse, en una sociedad musulmana, en pleno auge de una globalización en extensión permanente. Morales que se relajan, a todos los niveles. Adaptaciones al nuevo mundo.

El autor, por profesión y por lugares de residencia, le otorga si no una verdad absoluta, que tengo la convicción de que no existe, un testimonio de primera mano de lo que sucede ahora en Tánger.  Más reconocible de lo deseable. Y en el aspecto literario, su experiencia a la hora de contar, se manifiesta en maneras ágiles y envolventes demostrando una más que trillada capacidad de comunicación a través del texto.


javier_valenzuela_todo_negro_Josevi_blenderJavier Valenzuela Gimeno, nacido en Granada en 1954, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Valencia, es periodista y escritor. Tras trabajar 30 años en el diario El País (director adjunto en Madrid y corresponsal en Beirut, Rabat, París y Washington), fundó en 2013 la revista tintaLibre. Es autor del blog Crónica Negra y ha publicado once libros: nueve de ellos periodísticos y dos novelas (Limones negros y Tangerina).