Los asesinos. Elia Kazan. 1972.

No podía menos que dedicarle una pequeña entrada a esta estupenda novela del conocido principalmente por su trabajo cinematográfico Elia Kazan.

Al principio tenía mis reticencias. Un autor acusado de colaboracionista con el macartismo. Esperaba una defensa a ultranza del american way of life con los intereses ultraliberales como motivación escondida tras su genial obra. Se me fundieron los plomos.

No sé si con esta novela pretendía limpiar su conciencia, después de verse acusado por parte de la gente del cine. Su película La ley del silencio en que intentó relacionar al sindicato de obreros portuarios con la mafia cuando no tenían nada que ver con ella era una muestra, cuando en realidad estaban conectados con ideologías comunistas. Una espinita.

Con esta novela, Los asesinos, denuncia los prejuicios de la sociedad norteamericana, más en concreto los privilegios que disfrutan los potentados, en este caso el estamento militar de los EE.UU.

ELIA KAZAN

La historia se inicia con el asesinato, irrebatible, de un hippie de finales de los sesenta por parte de un sargento de la Fuerza Aérea en el estado de Nuevo México. Se transforma en una pugna de las fuerzas vivas, abogados, fiscales, militares y dirigentes políticos, a través del juicio al acusado, mexicano para más información, al que intentan salvar de una condena segura reivindicando para ello justificaciones de índole ideológico. ¿Un juicio al criminal o a aquello que representa? Se tambalean principios.

En el fondo es cómo conseguir hacer prevalecer un modo de vida sobre las ideas de justicia de la que se jactan de representar. Y de los muros que se interponen para ello. Un juicio a una sociedad.

Así disfrutaremos de escenas en que los distintos protagonistas aprovechan para emitir discursos morales, políticos y actitudes siempre con una gran crítica social sobre la hipocresía de las sociedad americana.

Para hacérnolo mirar.

Soy la venganza de un hombre muerto. Alberto Valle. 2019.

Comenzaré destacando lo que es para mí uno de los mejores aspectos que tiene la novela, su capacidad para contar todos los acontecimientos y episodios como una narrativa personal, utilizando para ello únicamente la primera persona para todos y cada uno de los personajes, varios y variados, con lo que se obtiene al mismo tiempo muchas novelas en una sola, cada personaje cuenta la suya. Pero no limitándose a contar el mismo hecho desde ópticas diferentes, sino a contar como viven ellos mismos los pasajes de la novela en la que intervienen. Imaginad como se puede narrar en primera persona la propia muerte. Excelente.

Hay más. Tres épocas, tres sociedades. Principios de los 50, finales de los 60 y principios de los 80. De manera lineal, nada de continuos flashback yendo y viniendo, simplemente avanzamos de una época a la siguiente, sin volver atrás, cada una más diferente que la anterior, afortunadamente. Partiremos de los tiempos en que la famosa franquista Brigada de Investigación Criminal ejercía en Barcelona, cuyo auténtico comisario jefe Tomás Gil Llamas, que interviene en la novela bajo su propio nombre, elogió en su famoso libro “Brigada Criminal” allá por 1955 y de la que también expuso sus bondades el cine, y que Alberto Valle, el autor, narrando sus métodos violentos, brutales e inhumanos rectifica dejando claro que la bondad y la generosidad no eran precisamente sus principios más destacados. De ahí nos encaminaremos a la época de cambios políticos y culturales de mayo del 68 (al menos en Europa y de la que algo consiguió entrar en España) hasta la verdadera liberación en España, muerto el caudillo, que supusieron los años 80, con todo lo bueno y malo que conllevó. Únicamente una constante a lo largo de la narración, los ricos siguen siendo ricos, poderosos y corruptos, y los pobres, pues eso, pobres y pagapatos. Crítica social.

Los personajes, de todas clases, empresarios y políticos, como no, corruptos, obreros, fregasuelos, prostitutas, funcionarios y secretarias, vagos y maleantes, presidiarios, camareros y gogós, camellos, hippies y yonkis. De buen y mal corazón, inocentes e ignorantes o avispados y ladinos, como la vida misma, una sociedad barcelonesa que ha ido transformándose y albergando los tipos propios del género a lo largo de estas tres décadas.

Alberto Valle

En cuanto a la temática, la venganza, es una de las recurrentes de la novela negra, uno de sus más firmes puntales con la que se han logrado de las mejores historias con las mejores plumas. Viene aderezada con una secreta suplantación de identidad, lo que le da a la narración unos ingredientes espléndidos.

Una apuesta ciertamente innovadora.

Todos los muertos tienen la misma piel. Boris Vian. 1947

Ya avisaba Boris en Escupiré sobre vuestra tumba con los problemas raciales como uno de sus temas preferidos. En Todos los muertos el tratamiento es diferente, la segregación entre blancos y negros no es el tema de fondo. No es una novela de blancos contra negros. Ni entre negros, ni entre blancos. Es la del negro con el propio negro, no ofreciendo una lucha interna contra su propia naturaleza, ni contra principios irrenunciables, sino únicamente por la capacidad de supervivencia como modo de proceder, como modo de subsistir. Un problema de actuación, no de conciencia.

Una novela, de nuevo como ocurriera con Escupiré sobre vuestra tumba, en la que sus protagonistas son totalmente responsables de sus actos, sin disculpa posible, superando moralinas y prejuicios. Nada de remordimientos. Nada de sentirse mal por unos principios. Solo vale mantenerse. Socialmente, personalmente, existencialmente. Existencialismo.

Dan es un negro que se hace pasar por blanco, su fisionomía se lo permite, vive como tal, tiene mujer y niño blancos y todo el mundo le promete el sueño, siempre que sea blanco. Pero no lo es. Pero todo debe seguir siendo así. Y también hay quien quiere perturbar su apacible vida. ¿Qué hay que hacer para mantener la mentira?

Cualquier cosa, hasta las socialmente sugeridas como detestables, pero claro cuando no se tienes remordimientos, cuando únicamente se atiende a los propios deseos, cualquier cosa es posible. Y posible de llevarse a cabo con la mayor naturalidad del mundo. Me acuerdo de la frase “he visto cosas que harían vomitar a una cabra”. También cada uno confía en la capacidad de su estómago.

Boris Vian publicó esta novela, al igual que Escupiré sobre vuestra tumba un año antes, bajo el seudónimo Vernon Sullivan. Una lectura directa, incómoda, subversiva, rebelde. Noir del bueno. Al margen del mercadero negrot.

El negro. Lo mejor del año 2018.

Sí, ya sé que es un tema recurrente. Que todo es teoría y cuestión de gustos. Para gustos los colores. En este caso negro. Color de la noche y el misterio, del silencio y el invierno, de la negación. Es el color del abismo, la muerte, la tristeza y como no, de la soledad. Además es el color de los ritos funerarios en nuestra cultura occidental.

Por justicia divina (la mía) tan válida como la de cualquiera, siento la necesidad de constatar aquellas novelas que mejor han cumplido con eso del negro, más que color sentimiento, cólera, odio y tristeza, dolor, ira y rencor, remordimiento, culpabilidad y envidia, violencia, egoísmo y venganza y sobre todo furia, contra lo establecido. 

Esto no quiere decir que no haya más de lo dicho, que el resto sea desdeñable, ni mucho menos, pero he tenido la mala suerte de que solo me llegó una pequeña parte del color. Lástima, me gustaría haber probado todo lo bueno, pero el noir ahora es infinito.

Como creo que debo reseñar lo innegable y olvidar lo sombrío, os dejo éstas, para mí, las mejores novelas negras en nuestra lengua que he leído este año, aunque no se hayan publicado en él. Tres, pocas, pero auténticas. Por supuesto que hay más…

Disfrútenlas, sin miedo a equivocarse.

Reikiavik. Pablo Sebastiá. 2018

No sé si al acabar la novela me ha gustado o no. A favor: novedosa con ecos de Las particulas elementales del excéntrico Houellebecq que aporta su grano de ciencia ficción. En contra: una historia de amor entre un desclasado e indómito elemento y una desheredada de las cloacas de este infecto mundo. Ya visto.

En principio lo ves venir, pero se despierta el deseo de ver como el autor conseguirá unir ambos elementos tan dispares. Al final, muy al final se verá, quizás demasiado tarde, dejando la incógnita de si la novela es más negra o ciencia ficción, un híbrido que no despega pero que tampoco deja indiferente. Una serie de casualidades. Una serie de “dejà vu”. Una serie de deseos de que ganen los buenos entre los malos.

Unos malos de la mafia mafiosa italiana, los Ferrutti, control del mundo hampón como nadie sabe hacer mejor que los italianos, despiadados y al mismo tiempo depositarios del honor sanguíneo tantas veces recurrente como imprescindible. Pasando por encima, y por debajo, de quien se les ponga por delante con tal de conservar privilegios, posiciones, beneficios y familia.

Van desarrollándose dos historias paralelas, el rescate de una esclava sexual por un justiciero social sin, en apariencia, motivación personal y los experimentos de un gran grupo empresarial de cuyo éxito o fracaso depende el camino de la humanidad en próximos decenios. Un tema muy terrenal ligado a un tema muy científico, que a veces pueden resultar un tanto incompatibles por su extrema diferenciación.

No soy muy entusiasta de la ciencia ficción, a excepción de Huxley. Creo que no soy el más adecuado para valorar esta novedad argumental como intento de regeneración y ampliación de los límites de la novela negra. Pero igual algo hay. Vosotros decidiréis. Da para el debate.

Absolutamente Heather. Matthew Weiner. 2017.

absolutamente-heather_matthew-weiner_todo_negroUn ejemplar de novela que no es lo mismo que una novela ejemplar, para discutir sobre donde empieza y termina el género negro.

Tomando como tema central la relación padres-hijos desde la niñez hasta la adolescencia, Weiner nos expone la vida del matrimonio Breakstore, cómo se conocieron, sus primeros años de matrimonio, sus expectativas vitales, sus compromisos sociales y su particular sueño americano. Y es que Absolutamente Heather es el nombre de la hija del matrimonio, pieza sobre la que giran aspiraciones y el profundo, y a veces equívoco, compromiso paternal sobre los propios vástagos.

Leer reseña completa en Som Negra

 

ficha_novela_matthew_weiner

¡Pinches jipis! Jordi Soler. 2012.

Pinches_Jipis_Jordi_Soler_todo_negroJoder, una novela con protagonistas originales. Es lo primero que pensé cuando empiezas a leer tremendo disparate.

Un caso de investigación policial al uso, como corresponde a los cánones para una novela negra pero con el añadido de unos personajes que singularizan y centran y dan esplendor. Que la hace trivialmente diferente. Sí, una investigación que únicamente nos interesa por su diferencia del resto de montón. Por lo que la hace dispar y bellamente especial. Nos cansamos de siempre lo mismo.

¿Y qué es lo que hay? Un policía alcohólico, Emiliano Conejero, el comandante, tras unas gafas negras, de lo más, que le hacen parecerse según quien a Sofía Loren, Lady Gaga. Thalía o a la mismísima Chavela Vargas. Cutty Shark debería de darle el premio al consumidor del año.

Unos subordinados para darles de comer aparte, el Espectro, la Vacota (por el peso, se entiende), el Urracarrana con los que te tomarías siete cervezas pero nunca invitarías a tu casa ni les presentarías a tu hija/hijo m con particulares historias divertidas y rocambolescas que les hacen estar de casualidad en este mundo sin sentido.

Todos ellos implicados en el misterio irresoluble del estrangulador de la media azul. Un asesino para tomárselo en serio. Pero el comandante Conejero es lo que hay y tiene lo que tiene. Combinación perfecta. Se juntan el hambre con las pocas ganas de comer. Pero siempre se tienen recursos.

También hay un lenguaje mexicano no tan acusado como con otros autores como Elmer Mendoza. Y es que, claro, Jordi Soler al margen de tener un nombre profundamente catalán alude a un mexicano hijo de catalanes exiliado por motivos ideológicos durante la guerra civil española. Qué volvió o emigró de México, no sé muy bien cual sería el verbo debido.

Pero esta novela todavía arrastra más peculiatidades. Conejero, en principio, fue un personaje radiofónico. Emitidas sus andanzas hace más de treinta años en piezas donde se contaban sus casos, sus ardientes amores, su apego a la vida salvaje. Ya no es la joven promesa de antaño, ahora es una leyenda cincuentona y sin escrúpulos con una tendencia politoxicómana.

Conejero es un cabrón hecho a la medida de la ciudad más caótica del mundo. Una parodia del género.

ficha_Jordi_soler_Todo_Negro

 

Que de lejos parecen moscas. Kike Ferrari. 2011.

Que_de_lejos_parecen_moscas_Kike_Ferrari_Todo_Negro_Josevi_BlenderExcusatio non petita, accusatio manifesta. “LO QUE ACABAS DE LEER ES UNA OBRA DE FICCIÓN, CUALQUIER PARECIDO CON LA PERSONAS O SITUACIONES DE LA VIDA REAL, BLA, BLA, BLA.”

Es historia de la Argentina, de quienes todavía gozan de una posición privilegiada, los arribistas acomodados que vivieron al amparo de los generales.

Y viene con carga de profundidad. En el prólogo, de Carlos Salem, nos lo recuerda por si alguien se había despistado:

“Porque la historia de la impunidad del señor Machi se parece demasiado, pese al escenario diferente, a la de los que a este lado del Atlántico hicieron pingües negocios durante el franquismo y siguieron haciéndolos después. Los hacen, todavía.”

Premio “Silverio Cañada” a la ópera prima 2012 de la Semana Negra de Gijón. Finalista del Grand Prix de Littérature Policière 2012.

Leer el resto de la entrada en Som Negra.

Kike_Ferrari_Todo_Negro_Josevi_Blender
KIKE FERRARI

 

 

El párroco de Vejlby. Steen Steensen Blicher. 1829.

parroco_vejlby_todo_negro_josevi_blenderAhora que sufrimos la canícula del verano boreal, cuyas huestes en forma de grados centígrados aplacan el ánimo e incluso las funciones vitales, una lectura recomendada de las que el tiempo ha conseguido apartar el concienzudo análisis a que se somenten las obras contemporáneas.

Y es que El párroco de Vejlby está considerada la primera novela policial publicada, adelantándose en unos pocos años a la ilustre Los crímenes de la calle Morgue de D. Edgar Allan Poe. Corría el año 1829. Hace ya casi dos siglos.

Su argumento, basado en un hecho real, relata el asesinato de un criado a manos del temperamental párroco de la vecindad. Veremos apariencias y costumbres de la sociedad rural danesa como si de una novela realista se tratase, sus principios gobernantes de modales recatados e intentos de honestos e íntegros comportamientos.

Novedosa en la manera de narrar a través de los diarios de dos de sus protagonistas. Erik Sørensen, juez del caso y pretendiente al mismo tiempo a los desposos de la hija del vehemente párroco, con una encarnizada lucha interna entre deber y deseo. Y el otro diario el del párroco de la localidad vecina, escrito muchos años después de los hechos que acontecen. Con la resolución final del caso. Sencilla y liviana.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Únicamente setenta y cuatro páginas, que no obstante tiene su intrahistoria, al ser motivo de una acusación de plagio a Mark Twain por contar esta historia con detalle en Tom Sawyer detective en 1896. Twain alegó que la esposa de un diplomático le había narrado el suceso.

Y como no hay buena historia sin adaptaciones cinematográficas, ha sido llevada al cine en tres ocasiones bajo el mismo título: Praesten i Vejlby, en 1922, muda y la más fiel al relato original; en 1931, considerada la primera película sonora danesa; y en 1972 dirigida por Claus Ørsted, y como las otras dos también de factura danesa.

Para leer y ver en una buena sombra con una cervecita bien fría.

¿Por qué yo? Donald E. Westlake. 1983

por_que_yo_Todo_negro_josevi_blender_portadaVolvemos con uno de los maestros de las crook stories. La última de las novelas del maestro Westlake en territorio castellano. Sólo han sido tres novelas publicadas en nuestro idioma: Un diamante al rojo vivo, Atraco al banco y ésta, ¿Por qué yo? y han sido tantas como once sin publicar, todas dedicadas al caco John Archibald Dortmunder. Una pena. Desde aquí hago un llamamiento a las autoridades editoriales de que no alcancen una saga incuestionable para conocer los mejores trabajos de novela negra en general y del catedrático noir D. Donald en particular. Nada de Trump, por si hubiera dudas.

Ladronzuelo y Dortmunder empiezan a parecer de la misma familia semántica. Granuja, pícaro, bribón. Nuestro ladronzuelo, como siempre, sin grandes ostentaciones ni megalómanos proyectos para subsistir. Al menos intencionadamente.

Sin querer, sin poder, levanta a toda una ciudad de Nueva York, a todo unos EE.UU., a todo el planeta. Y es que hasta la diplomacia tiene su parcela en esta novela. Terroristas cooperativos. FBI (los tontos del culo), el jefe de policía de NY y hasta la mismísima hampa se une para darle caza. Y Dormuntder, sin saberlo y sin quererlo tiene a todo el mundo detrás suya.

Todo comienza con uno de sus “trabajillos” que le sustenten en su subsistencia. Roba, sí, pero no sabe que lo que se lleva es una de las grandes joyas internacionales: el Fuego Bizantino, un anillo con el mayor rubí del mundo que los americanos quieren entregar a los turcos como parte de su patrimonio nacional. Un robo sin querer que traerá consecuencias desastrosas. Para todos.

Haciendo gala de su habitual humor negro, Donald Westlake nos introducirá en una loca carrera de todo el mundo, literal, para recuperar el anillo con una historia solo apta para los más aventureros, y alocados lectores que busquen la aventura, el absurdo e incluso la estridencia para pasar un buen rato.

Divertida es poco. Como siempre un tanto surrealista, descabellada y al mismo tiempo improbablemente  letal. Y con una solución acorde con el resto de la trama. Lástima que no tengamos más. Por favor, más Westlake. queda mucho por publicar de Archibald Dortmunder.

novelas_westlake_todo_negro_josevi_blender

ficha_novela_donald_westlake_todo_negro_josevi_blender

 

 

 

Ya no quedan junglas adonde regresar. Carlos Augusto Casas. 2017.

Ya_no_quedan_junglas_Todo_negro_josevi_BlenderHay novelas que son un puñetazo en el estómago y otras que son un tiro a bocajarro. Ésta es de las segundas. Partiendo de niveles visto bueno, un tanto sentimentaloides, vamos entrando en espirales que no se auguraban en principio. Directos a la sorpresa.

Ritmo que gira, gira y te mete en un lío de la ostia. Acciones que transcurridas las páginas de la novela pierden importancia, no por habituales, sino porque van siendo sustituidas por otras más sorprendentes y salvajes hasta un clímax con final insólito e inusual. Creo que Tarantino debería echarle un vistazo, aquí hay material. Divertida violencia.

Teo, el Gentleman, es un jubilado de 70 años cuyo único consuelo vital es la comida semanal que comparte con Olga, prostituta. Nada de sexo, compañía únicamente. Olga aparece muerta y resucita la vitalidad que Teo tenía consumida por la vida gris del que ha alcanzado la senectud. Y se viene arriba, cada vez más altanero, arrogante y chulesco, hasta reconocer que le encanta sacar la pistola a pasear.

Hay que tener un motivo para seguir viviendo.

Y la venganza es uno de los mejores que he encontrado.

La venganza es el motor de la novela, la de Teo contra quienes gozan de privilegios e inmunidad. Un abuelito, peligroso y experimentado, sabe muy bien como cuidarse. Como él dice más de una vez “No tengo nada que perder”.

Una vuelta a reflexionar sobre cosas importantes: la mujer, vejez, poder, dinero, parias, intocables, suerte, dignidad, como siempre resumido en clases superiores y clases inferiores con distinta suerte ante la vida. En ambientes políticos más abusivos no sé si se la podría considerar a esta novela como subersiva. Dulcemente subersiva.

Hasta el prólogo, de Julián Ibáñez tiene su enjundia, canina en este caso. No os lo saltéis.

ficha_novela_Carlos_Augusto_casas_Todo_Negro_Josevi_Blender

 

 

 

Carne de ataúd. Bernardo Esquinca. 2018

carne-de-ataud_todo_negro_josevi_blenderÓrale guey. Retornamos con esta novela a los lugares de mi querido Mendoza. Novela ultranegra creada y situada en un sitio donde las historias adquieren toda su dimensión. Un lugar de violencia y exposición humana. De exclusión de las bienaventuranzas humanas.

Eugenio Casasola, reportero del imperial, a caballo de la investigación periodística, con la dimensión que estas palabras significan en este país en la época del dictador Porfirio Díaz, con los peligros reales de dedicarse a aquello que el régimen político pretendía minimizar, investiga las nuevas andanzas de El Chalequero un asesino en serie real de mujeres que sembró el pánico y que tras su liberación vuelve o no a diseminarlo en la población rural de principios del siglo XX.

Pero no se trata sólo de un asunto policial, se entremezclan asuntos políticos, de manipulación social e ideológica, y de un cierto esoterismo. Los personajes deambulan por los ámbitos terrenales y también por otros oníricos a veces no tan discernibles como pudiera creerse. Se nos plantean sueños, sensaciones, intercambios con el más allá pero no como medio de algún caradura para aumentar prestigio y riquezas, ni para justificar acciones de la novela, sino como una verdadera presencia de fuerzas que desconocemos y malogradamente despreciamos y que pueden ayudar o estorbar.

bernardo_esquinca_todo_negro_josevi_blender

Bernardo Esquica nos alcanza una buena novela para conocer la situación social de México en el cambio de siglo, bares, periódicos, políticos, influencias, manipulaciones y también de unos inicios en la creación de perfiles psicológicos de asesinos basados en supuestos irracionales, que  afortunadamente se superaron con el paso del tiempo, y que tantos momentos agradables nos proporcionarán en series, películas y novelas ulteriores.

No se la pierdan.

La tienes disponible en:

PUNTO DE VISTA EDITORES

 

 

Muertes pequeñas. Emma Flint. 2018

Muertes_pequenas_Josevi_BlenderMuertes pequeñas o pequeñas muertes, no sé cual sería la traducción apropiada para su original en inglés, “Little deaths”, pero en cualquier caso tanto monta, monta tanto.

La desaparición de dos criaturas podría dar título a la novela, tanto en el sentido de la muerte de dos niños, como en el sentido de dos muertes sin importancia, pequeñas, sin repercusión, pero en cualquier caso es irrelevante, el argumento central se aleja mucho de estas apreciaciones, de cualquiera de las dos.

La muerte es un asunto secundario, accesorio, da igual si ésta lo es de un niño o un adulto. En el fondo es una novela sobre prejuicios sociales, pero también sobre feminismo y también sobre el poder de la prensa. De todo hay en la viña, la verdad de la narración es la crítica social, sustento de la novela negra actual y de siempre, su esencia, en el momento que sea y en la sociedad que sea. Y Muertes pequeñas rechaza victimismos y melodramatismos, desea exponer los vicios, degeneraciones y carencias que rodea a la sociedad moderna que todos conformamos, dispuesta a condenar sin pruebas o a juzgar sin fundamentos. Aunque en ningún momento desprecia los sentimientos de los afectados por tan real desgracia, siempre desligados de casi todo el resto de la humanidad, que no hace nada por comprenderlos.

Leer el resto de la reseña en Moon Magazine.

 

ficha_novela_emma_flint

 

 

 

 

Tiempo de ratas. Marc Moreno. 2017


9788497438056_04_nÚltimamente el género negro está sometido a debate, qué es y qué no lo es, cuánto hay de cierto y cuánto de impostura, cuánto es género y cuánto mercadotecnia. ¿Reventaremos de tanto éxito? Y tanto que se podría discutir. Cuando el río suena agua lleva se hace verdadero.

Esta novela de Marc Moreno está ambientada en barrios marginales, aquellos que se sitúan a las afuera de las grandes ciudades donde el paro, la delincuencia, la cárcel o la droga no es un tema esporádico.

Y con esta temática nadie puede sostener que no se encuentra dentro de los márgenes del género. Está en sus orígenes cuando el señor Chandler comenzó.

Un camello tiene que salir por piernas y le enchufa una mochila llena de cocaína a su vecino de rellano Eloy. Ocho quilitos de nada para que se la guarde. Volverá a recogerla. La tentación de Eloy es muy grande. Con coger un poco no pasa nada, para divertirse, y en un barrio donde se está al acecho sobre cualquier foco de dinero saltan todas las alarmas. El Eloy tiene farlopa . Qué fiestones, nen.  Enseguida llama la atención de los mafiosos de la Verneda y de los Mossos corruptos… que cada vez tienen más ganas de saber quién es ese Eloy y de dónde sale la farlopa que esos pringaos se están metiendo. Dinero. Poder.

Tiempo_de_ratas_frase1_Todo_negro

Desarrollada en la actualidad utiliza un lenguaje marginal con gran cantidad de jerga. Pero lo importante es el emplazamiento. Lugares donde se sitúan las novelas de quinquis. Lugares donde la vida es una cosa que no vale mucho. Violencia, también de género, miedo, alcoholismo, degradación, parques llenos de jóvenes y bares llenos de parados cincuentones con pocas cosas que hacer cuya única ocupación es conseguir unos euros con lo que meterse para que pase el día. Madres abnegadas. Familias desestructuradas. Sitios donde la gente que nació allí tiene pocas o nulas posibilidades de desembarazarse de una ruina que les persigue. Un sueño de escapista moneda común entre todos sus habitantes.

Tiempo_de_ratas_frase2_Todo_negro

Un acierto. Volvemos a lugares y gentes de donde quizá nunca debimos salir y a quien nunca debimos abandonar.

Esta novela fue galardonada con el VIII premio Crims de Tinta RBA en 2017. Un motivo más.

ficha_novela_Marc_moreno_todo_negro

 

 

Perro come perro. Edward Bunker. 2000.

Perro_come_perro_portada_todo_negro_josevi_blenderSolamente el primer capítulo es suficiente para seguir como corderito hambriento las manos del amo. Principiantes bajo el amparo de Edward Bunker.

Y es que Eddie, cuando narra no lo hace de oído, sabe el instrumento que toca, lo acaricia, lo afina y una vez preparado le saca unos acordes que te llegan sin misericoridia sobre nuestros oidos, más acostumbrados a lo imaginario, lo probable, que nace de mentes inventoras de historias. Nos lleva dos cabezas de ventaja, porque sus historias no las imagina, las vivió. Sabe perfectamente de donde proceden las valentías, los remordimientos, las esperanzas y la lucha vital de la supervivencia del más débil.

Sería de inocentes creernos que un pobre desarraigado social no tiene otro remedio que convertirse en un delincuente, Eddie sabe perfectamente que tiene otras salidas, otras soluciones, pero no le gustan. Prefiere optar por el riesgo de pasar una vida encerrado que por incluirse en un rebaño de pastoreo fácil, cuya única regla es respetar las normas establecidas por quienes se benefician de ellas. Como decía Unabomber sólo tienes que obeceder, pero él no ve posible aguantar coacciones y manipulaciones, aunque aseguren pan y trabajo.

dog_eat_dog_novela_Todo_negro_Josevi_blender

El título en castellano, traducido literalmente de su título en inglés Dog eat dog escrita en 1995 es una clara alegoría del tema de la novela. Si bien el refrán original es Perro no come perro, refiriéndose a que los “perros” humanos no deben comer hombre, o lo que es lo mismo, los hombres no deben ir contra sus semejantes, se deja claro en la novela que esto no es más que un dicho. El perro come mucho perro. 

La mayor amenaza para el hombre son sus semejantes, y Eddie lo sufre en sus propias carnes, lo admite y se comporta con coherentemente, anteponiendo su libertad a los intentos de domesticación de la sociedad angelina de los 70.

Perro come perro narra la historia de Troy Cameron, criminal ampliamente respetado en los bajos fondos de Los Ángeles que embarca a dos viejos camaradas del reformatorio en un golpe de los que difícilmente rechazaría quien ha entregado su vida al crimen. Se trata de Mad Dog, demente y violento en extremo, y Diesel, un grandullón que no se lleva muy bien con Mad Dog, pero que comparten su idolatría por Troy.  Un cóctel explosivo para llevar a buen término cualquier empresa, la quiebra está al llegar.

dog_eat_dog_pelicula_Todo_negro_Josevi_blender

Esta novela fue llevada al cine en 2016 con poco éxito por el director Paul Schrader y protagonizada por Nicolas Cage (Troy), Willen Dafoe (Mad Dog) y Christopher Matthew Cook (Diesel).

Violencia y delincuencia en estado puro.

 

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_3
EDWARD BUNKER

Años de sequía. Jane Harper. 2017.

años_de_sequia_todo_negro_josevi_blender_portadaQuizá tenga que comerme mis palabra, pero…. una gran novela, perfecta, argumento comprobado, trama atractiva, personajes perfiladísimos física y psicológicamente, excelente ambientación de los rigores del decem austral en una comunidad rural de recuerdos thompsonianos , todo está muy cuidado, tratado, estudiado, planificado, corregido y el resto de ados que queráis adjudicarle. Pero…

Una enorme historia, de pretéritos imperfectos, de losas que nos acompañan a las personas reales hasta que la muerte nos separe. Genial narración de esquinas cuidadas que me hace acordarme de las últimas novelas ejemplares como las de Joel Dicker y su Harry Quebert, donde nada se deja suelto, libre a la imaginación e interpretación del lector. Nos lleva de la manita de principio al fin. Pero…

Es brillante, original, interesante, tanto magnífico que deja poco margen para emitir un juicio tanto objetivo como subjetivo. Redonda. Pero… deja pocos requicios en los que poder meter mano desde la perspectiva del lector, incompetente a la hora de abordar e interpretar el texto. Quizás es lo que demadan los consumidores de libros, poca libertad de pensamiento en un mundo que ha conseguido la liberalización y democratización del acto de leer eliminando la imaginación del lecor.. Pocas interpretaciones, muchas seguridades que nos afiancen como personas que exiben su manifiesto acierto a la hora de elegir los libros que leer. ¿Quién estaría dispuesto a decir que no es una buena y bien contada historia?

Aaron Falk es un investigador de delitos económicos que trabaja en Melbourne. Después de muchos años, y saltándose la promesa que había hecho de no regresar nunca, Falk regresa a Kiewarra, su ciudad natal, ficticia, en el sureste de Australia. Los padres de su amigo de la adolescencia Luke Halder le instan a quedarse para intentar esclarecer el suicidio y asesinato de Luke y toda su familia. Kiewarra es una ciudad destrozada por los rigores estivales donde la sequía y el calor alcanzan límites insorpotables y que está acabando con cosechas y una forma de vida secular.

años_de_sequia_todo_negro_josevi_blender

Aún y así,  es un buen ejemplo de la producción editorial actual, en la que autores noveles de los confines del mundo, con los acertados y pertinentes cursos de técnicas narrativas son capaces de producir obras literarias avaladas por público y ventas. Habría que preguntar a verdaderos críticos literarios sobre la calidad de la misma en todas las vertientes de esta reconocida internacionalmente “novela negra”. ¿Qué pensáis críticos, os atrevéis con alguna dicrepacia? Supongo que no. Que vuestros sustentos no os lo permiten.

Pero esta novela también tiene aspectos que considero positivos, que para mí se fundamentan en la innovación dentro del género. La más destacada es la particular relación amistosa entre las fuerzas policiales local rurales y el policía foráneo urbano que intenta desentrañar el crimen por la incompetencia y pereza de aquellos. No es habitual en las novelas que entre ellos se establezca una relación de confianza y colaboración mutua desde nobles posturas. Lo lógico sería la confrontación entre  entre ellos con una acusación recíproca de exceso de ego y de complejo de superioridad.

Otro aspecto positivo es la particular manera de narrar acontecimientos. En lugar de contar el suceso desde la posición onmisciente del narrador, se nos reproduce directamente la escena clave que el narrador intenta explicar. En el fondo es para que voy a contarlo si vosotros podéis leer lo que realmente sucedió. Pero es muy poco si nos debemos al análisis de todos los aspectos a juzgar para considerar de calidad una novela.

Las críticas desde luego no hablan mal:

jane_harper_todo_negro_josevi_blender_criticas

El actual éxito editorial de Australia y traducida a no sé cuantos idiomas. Demasiado perfecta. No sé si esto es negativo o por el contrario avala su lectura. Cada palo que aguante su vela y cada uno se implique como quiera.

jane_harper_todo_negro_josevi_blender_ficha

Triste, solitario y final. Osvaldo Soriano. 2008.

Triste, solitario y final.qxdQue mejor novela para regalar estas navidades que Triste, solitario y final. Una novela que conjuga la ilusión, la imaginación y la fantasía de este día.

Con prólogo de Eduardo Galeano, una garantía de la defensa de la sabiduría y el poder popular. Creando aquello que la vida real es incapaz de realizar: juntar en un mismo momento y lugar a Stan Laurel, sí el Flaco, a Philiph Marlowe, al mismísimo escritor, Osvaldo Soriano, a John Wayne, a Charles Chaplin. Todo un récord. Todo un sueño. Toda una proeza. Toda una locura.

Y las fantasías y locuras están para disfrutarlas. Regocijaos de esta maravilla ficticia, en la que hay que dejar libre el ensueño e incluso la alucinación, en la que disfrutarás sin peros de un relato cargado de todo lo que nos hace elevar los pies del suelo, de soñar, donde se aúnan aquellas cosas que la vida y su carga realista, que por momentos no nos es lícito disfrutar, privándonos una vez más de las más elementales premisas de la felicidad.

No existe asesinato ni investigación, ni juegos de inteligencia, ni tópicos del género negro, su único pretexto es dejar volar libremente las quimeras que solamente existen en una vida virtual cuyos únicos límites son los que nuestra maltrecha imaginación es capaz de fabricar.

Una agradable enemistad con el realismo que nos agobia y nos estropea un mundo fácil de vivir. Regalad y disfrutar. Feliz día de Reyes.

Edward Bunker. El auténtico. ¿Por qué no yo?

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_3Quiero dedicar este último post del año a Edward Bunker, el auténtico, un escritor que basó sus novelas en su experiencia personal porque la autenticidad creo que se está perdiendo.

Con ello pretendo reivindicar la novela negra escrita por aquellos que la han vivido. Son muchos los que inventan historias sobre temas y en lugares que desconocen desde la posición aburguesada del negocio literario. Google solventa muchas cosas. Con Bunker no sucede. Las distintas aventuras que nos propone, tan reales como un mal sueño, son experiencias vitales propias. No hace falta más que echar un vistazo a su autobiografía La educación de un ladrón para darse cuenta que sus novelas son sólo un pequeño y liviano retazo de la verdadera vida de un delincuente de los años 40 y 50 en el sudoeste de Estados Unidos, En una California quizás no tan conocida como la de los 60.

Mucha novela de entretenimiento con poco atisbo de verdad inundan las librerías en un logrado intento de fagocitar el negocio editorial del supuesto género negro. Un maremágnum en el que todo se intenta vender utilizando indiscriminada y despiadadamente las etiquetas que hagan falta.

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_4

Bunker escribió sus primeras cinco novelas entre las distintas cárceles que estuvo, sobre todo en las californianas Folsom y San Quintín (donde fue el preso más joven en ingresar con tan sólo diecisiete años), hasta que la sexta que escribió No hay bestia tan feroz publicada originalmente en España en los años 70 bajo el título de Libertad condicional consiguió el apoyo necesario por editores americanos para su publicación. Él mismo reconoce que esto le libró de pasar gran parte del resto de su vida entrando y saliendo de prisiones resultado de su carácter rebelde y salvaje. A veces el sueño americano sucede. Pocas veces.

Desarraigado familiar, autodidacta, voraz lector. Tom Wolfe, Willard Motley, Albert Camus, Erich Fromm. Atento a lo que le rodea, la vida carcelaria. Perro come perro está basada en una historia que un recluso le contó en San Quintín, en sus memorias hace muchas referencias a determinados episodios de su vida como inspirador de pasajes de sus novelas. Sus 18 años en prisión le permitieron conocer directamente a famosos delincuentes como Caryl Chessman residente del corredor de la muerte, cuyo libro Celda 2455 pabellón de la muerte se considera uno de los mejores testimonios de estos condenados y quien despertó en Bunker el deseo de ser escritor.

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_5

Edward Bunker un gran cronista de una época y un lugar, cuya vida trasciende sus propias obras. Un referente de autenticidad literaria.

Así que a pesar de que esto no pueda caer bien en la granja editorial negra, señores escritores, un poco más de verdad, porque no todos tenemos la suerte o la desgracia de haber tenido sus vivencias. Tomen ejemplo. También se puede escribir ciencia ficción. La verdad se reconoce.

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_2

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_libros

 

 

 

 

Restos mortales. Donna Leon. 2017.

restos-mortales-donna-leonEs bonito regresar a casa. La mejor época es el verano. Es bonito recibir la visita de recuerdos dormidos por el asqueroso cotidiano quehacer. Un momento de solaz esparcimiento para aprovechar y volver a tus raíces. Negras. de las primeras que recuerdas que te recogijaron en un sofá. Con manta o sin ella, la época del año importa poco. Una sensación de seguridad.

Se cumplen las bodas de plata del primer caso que nos narró Donna del querido Guido Brunetti. Fue en Muerte en la Fenice. Ya van 25 años.

Ningún avance en los planteamientos. Nada que no sepamos de nuestro insigne y veterano comisario. Pero las novelas van transformándose. Nada es eterno. Las historias de Guido también. Sus aventuras empiezan a interesarnos menos que él. Y la Sra. Leon nos lo va revelando en su habitual vida hasta que empezamos a asombrarnos de lo que somos capaces de preveer sobre sus reacciones. Nos asombramos de lo que llegamos a conocerlo hasta que el punto de tener la osadía de empezar a considerarlo un frecuente de nuestra vida, cada vez más virtual. Nos cuenta sus dichas y sentimientos, cada vez más profundos. Era de esperar, Veintiséis novelas con el mismo protagonista necesitan una renovación, y ésta va dirigida hacia un mayor énfasis en los sentimientos personales y humanos de un tipo que, para quienes desde hace años que lo seguimos nos resulta, al menos a mí me pasa, un miembro más de nuestra adoptiva familia imaginaria.

Leer más en el blog de Som Negra.

El gran arresto. Ken Bruen. 2008.

cub_El_gran_arresto:cub 1Cuando uno empieza a estar cansado de novelas negras tan al uso como las que producen los tiempos actuales, de mucha producción, de repeticiones cargantes, de estereotipos del género hasta empalagar, que intentan, solo intentan, calados psicológicos que no van más allá de la capa superficial de la dermis, los contantes lectores y buscadores de oro, a veces descubrimos novelas que sorpenden por un nuevo tratamiento, un nuevo enfoque o nuevas caracterizaciones que son difíciles de encontrar en cualquier bar.

ken-bruen
Ken Bruen

Ken Bruen y sus protagonistas, Roberts y Brandt, también conocidos como Ritmann & Blues o como “cerdos ignorantes que le pegaba más” como ya se anuncia en la página uno, son policías, pero su desfachatez y licencioso comportamiento les aleja de la  honradez atribuida a los policías, que la mayoría de las novelas de ahora intentan conserva supongo que para mantener una posición políticamente correcta, que les evite detractores en el especial mundo del mercado editorial.

Sin embargo, la historia de estos dos sujetos, sí que conecta con la situación actual en cuanto que considera los hechos puramente criminales no en su propia esencia sino que forman parte de un mundo periodístico de sucesos, donde se tratan como un producto más del  marketing periodístico de los medios de comunicación y que afecta, como no, al ámbito político más que al ámbito puramente policial. Deseando realizar el Gran Arresto que eleve a la categoría de héroe a aquellos que tienen mucho que borrar de su expediente de miembros de las fuerzas del orden.

En cuanto a las referencias literarias, se cita varias veces a un grande del género como es Ed McBain y su Comisaria 87, un buen punto de referencia pero evolucionando sus historias a veces hasta el surrealismo. Personajes y tramas secundarias pocas veces vista en las novelas que corren. Musicalmente, más de los mismo, referencias a grupos duros como The Stooges,  un referente del garage rock  con Iggy Pop a la cabeza.

stooges_todo_negro_josevi_blender

Entre la obra de Bruen se encuentra su afamado Jack Taylor, muy acorde con el estilo británico, que no inglés, de muy especial personalidad y comportamientos irlandeses, pero a pesar de ello yo sigo abrazando a esta pareja, R&B, de la que únicamente existe una novela más editada en castellano: El alien.

Seguiremos leyendo a este autor que se convertirá en un referente de modo de hacer británico y negrocriminal.ficha_novela_KE_BRUEN_TODONEGRO_JOSEVIBLENDER