Todos los muertos tienen la misma piel. Boris Vian. 1947

Ya avisaba Boris en Escupiré sobre vuestra tumba con los problemas raciales como uno de sus temas preferidos. En Todos los muertos el tratamiento es diferente, la segregación entre blancos y negros no es el tema de fondo. No es una novela de blancos contra negros. Ni entre negros, ni entre blancos. Es la del negro con el propio negro, no ofreciendo una lucha interna contra su propia naturaleza, ni contra principios irrenunciables, sino únicamente por la capacidad de supervivencia como modo de proceder, como modo de subsistir. Un problema de actuación, no de conciencia.

Una novela, de nuevo como ocurriera con Escupiré sobre vuestra tumba, en la que sus protagonistas son totalmente responsables de sus actos, sin disculpa posible, superando moralinas y prejuicios. Nada de remordimientos. Nada de sentirse mal por unos principios. Solo vale mantenerse. Socialmente, personalmente, existencialmente. Existencialismo.

Dan es un negro que se hace pasar por blanco, su fisionomía se lo permite, vive como tal, tiene mujer y niño blancos y todo el mundo le promete el sueño, siempre que sea blanco. Pero no lo es. Pero todo debe seguir siendo así. Y también hay quien quiere perturbar su apacible vida. ¿Qué hay que hacer para mantener la mentira?

Cualquier cosa, hasta las socialmente sugeridas como detestables, pero claro cuando no se tienes remordimientos, cuando únicamente se atiende a los propios deseos, cualquier cosa es posible. Y posible de llevarse a cabo con la mayor naturalidad del mundo. Me acuerdo de la frase “he visto cosas que harían vomitar a una cabra”. También cada uno confía en la capacidad de su estómago.

Boris Vian publicó esta novela, al igual que Escupiré sobre vuestra tumba un año antes, bajo el seudónimo Vernon Sullivan. Una lectura directa, incómoda, subversiva, rebelde. Noir del bueno. Al margen del mercadero negrot.

Anuncios

El negro. Lo mejor del año 2018.

Sí, ya sé que es un tema recurrente. Que todo es teoría y cuestión de gustos. Para gustos los colores. En este caso negro. Color de la noche y el misterio, del silencio y el invierno, de la negación. Es el color del abismo, la muerte, la tristeza y como no, de la soledad. Además es el color de los ritos funerarios en nuestra cultura occidental.

Por justicia divina (la mía) tan válida como la de cualquiera, siento la necesidad de constatar aquellas novelas que mejor han cumplido con eso del negro, más que color sentimiento, cólera, odio y tristeza, dolor, ira y rencor, remordimiento, culpabilidad y envidia, violencia, egoísmo y venganza y sobre todo furia, contra lo establecido. 

Esto no quiere decir que no haya más de lo dicho, que el resto sea desdeñable, ni mucho menos, pero he tenido la mala suerte de que solo me llegó una pequeña parte del color. Lástima, me gustaría haber probado todo lo bueno, pero el noir ahora es infinito.

Como creo que debo reseñar lo innegable y olvidar lo sombrío, os dejo éstas, para mí, las mejores novelas negras en nuestra lengua que he leído este año, aunque no se hayan publicado en él. Tres, pocas, pero auténticas. Por supuesto que hay más…

Disfrútenlas, sin miedo a equivocarse.

Reikiavik. Pablo Sebastiá. 2018

No sé si al acabar la novela me ha gustado o no. A favor: novedosa con ecos de Las particulas elementales del excéntrico Houellebecq que aporta su grano de ciencia ficción. En contra: una historia de amor entre un desclasado e indómito elemento y una desheredada de las cloacas de este infecto mundo. Ya visto.

En principio lo ves venir, pero se despierta el deseo de ver como el autor conseguirá unir ambos elementos tan dispares. Al final, muy al final se verá, quizás demasiado tarde, dejando la incógnita de si la novela es más negra o ciencia ficción, un híbrido que no despega pero que tampoco deja indiferente. Una serie de casualidades. Una serie de “dejà vu”. Una serie de deseos de que ganen los buenos entre los malos.

Unos malos de la mafia mafiosa italiana, los Ferrutti, control del mundo hampón como nadie sabe hacer mejor que los italianos, despiadados y al mismo tiempo depositarios del honor sanguíneo tantas veces recurrente como imprescindible. Pasando por encima, y por debajo, de quien se les ponga por delante con tal de conservar privilegios, posiciones, beneficios y familia.

Van desarrollándose dos historias paralelas, el rescate de una esclava sexual por un justiciero social sin, en apariencia, motivación personal y los experimentos de un gran grupo empresarial de cuyo éxito o fracaso depende el camino de la humanidad en próximos decenios. Un tema muy terrenal ligado a un tema muy científico, que a veces pueden resultar un tanto incompatibles por su extrema diferenciación.

No soy muy entusiasta de la ciencia ficción, a excepción de Huxley. Creo que no soy el más adecuado para valorar esta novedad argumental como intento de regeneración y ampliación de los límites de la novela negra. Pero igual algo hay. Vosotros decidiréis. Da para el debate.

Absolutamente Heather. Matthew Weiner. 2017.

absolutamente-heather_matthew-weiner_todo_negroUn ejemplar de novela que no es lo mismo que una novela ejemplar, para discutir sobre donde empieza y termina el género negro.

Tomando como tema central la relación padres-hijos desde la niñez hasta la adolescencia, Weiner nos expone la vida del matrimonio Breakstore, cómo se conocieron, sus primeros años de matrimonio, sus expectativas vitales, sus compromisos sociales y su particular sueño americano. Y es que Absolutamente Heather es el nombre de la hija del matrimonio, pieza sobre la que giran aspiraciones y el profundo, y a veces equívoco, compromiso paternal sobre los propios vástagos.

Leer reseña completa en Som Negra

 

ficha_novela_matthew_weiner

¡Pinches jipis! Jordi Soler. 2012.

Pinches_Jipis_Jordi_Soler_todo_negroJoder, una novela con protagonistas originales. Es lo primero que pensé cuando empiezas a leer tremendo disparate.

Un caso de investigación policial al uso, como corresponde a los cánones para una novela negra pero con el añadido de unos personajes que singularizan y centran y dan esplendor. Que la hace trivialmente diferente. Sí, una investigación que únicamente nos interesa por su diferencia del resto de montón. Por lo que la hace dispar y bellamente especial. Nos cansamos de siempre lo mismo.

¿Y qué es lo que hay? Un policía alcohólico, Emiliano Conejero, el comandante, tras unas gafas negras, de lo más, que le hacen parecerse según quien a Sofía Loren, Lady Gaga. Thalía o a la mismísima Chavela Vargas. Cutty Shark debería de darle el premio al consumidor del año.

Unos subordinados para darles de comer aparte, el Espectro, la Vacota (por el peso, se entiende), el Urracarrana con los que te tomarías siete cervezas pero nunca invitarías a tu casa ni les presentarías a tu hija/hijo m con particulares historias divertidas y rocambolescas que les hacen estar de casualidad en este mundo sin sentido.

Todos ellos implicados en el misterio irresoluble del estrangulador de la media azul. Un asesino para tomárselo en serio. Pero el comandante Conejero es lo que hay y tiene lo que tiene. Combinación perfecta. Se juntan el hambre con las pocas ganas de comer. Pero siempre se tienen recursos.

También hay un lenguaje mexicano no tan acusado como con otros autores como Elmer Mendoza. Y es que, claro, Jordi Soler al margen de tener un nombre profundamente catalán alude a un mexicano hijo de catalanes exiliado por motivos ideológicos durante la guerra civil española. Qué volvió o emigró de México, no sé muy bien cual sería el verbo debido.

Pero esta novela todavía arrastra más peculiatidades. Conejero, en principio, fue un personaje radiofónico. Emitidas sus andanzas hace más de treinta años en piezas donde se contaban sus casos, sus ardientes amores, su apego a la vida salvaje. Ya no es la joven promesa de antaño, ahora es una leyenda cincuentona y sin escrúpulos con una tendencia politoxicómana.

Conejero es un cabrón hecho a la medida de la ciudad más caótica del mundo. Una parodia del género.

ficha_Jordi_soler_Todo_Negro

 

Que de lejos parecen moscas. Kike Ferrari. 2011.

Que_de_lejos_parecen_moscas_Kike_Ferrari_Todo_Negro_Josevi_BlenderExcusatio non petita, accusatio manifesta. “LO QUE ACABAS DE LEER ES UNA OBRA DE FICCIÓN, CUALQUIER PARECIDO CON LA PERSONAS O SITUACIONES DE LA VIDA REAL, BLA, BLA, BLA.”

Es historia de la Argentina, de quienes todavía gozan de una posición privilegiada, los arribistas acomodados que vivieron al amparo de los generales.

Y viene con carga de profundidad. En el prólogo, de Carlos Salem, nos lo recuerda por si alguien se había despistado:

“Porque la historia de la impunidad del señor Machi se parece demasiado, pese al escenario diferente, a la de los que a este lado del Atlántico hicieron pingües negocios durante el franquismo y siguieron haciéndolos después. Los hacen, todavía.”

Premio “Silverio Cañada” a la ópera prima 2012 de la Semana Negra de Gijón. Finalista del Grand Prix de Littérature Policière 2012.

Leer el resto de la entrada en Som Negra.

Kike_Ferrari_Todo_Negro_Josevi_Blender
KIKE FERRARI

 

 

El párroco de Vejlby. Steen Steensen Blicher. 1829.

parroco_vejlby_todo_negro_josevi_blenderAhora que sufrimos la canícula del verano boreal, cuyas huestes en forma de grados centígrados aplacan el ánimo e incluso las funciones vitales, una lectura recomendada de las que el tiempo ha conseguido apartar el concienzudo análisis a que se somenten las obras contemporáneas.

Y es que El párroco de Vejlby está considerada la primera novela policial publicada, adelantándose en unos pocos años a la ilustre Los crímenes de la calle Morgue de D. Edgar Allan Poe. Corría el año 1829. Hace ya casi dos siglos.

Su argumento, basado en un hecho real, relata el asesinato de un criado a manos del temperamental párroco de la vecindad. Veremos apariencias y costumbres de la sociedad rural danesa como si de una novela realista se tratase, sus principios gobernantes de modales recatados e intentos de honestos e íntegros comportamientos.

Novedosa en la manera de narrar a través de los diarios de dos de sus protagonistas. Erik Sørensen, juez del caso y pretendiente al mismo tiempo a los desposos de la hija del vehemente párroco, con una encarnizada lucha interna entre deber y deseo. Y el otro diario el del párroco de la localidad vecina, escrito muchos años después de los hechos que acontecen. Con la resolución final del caso. Sencilla y liviana.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Únicamente setenta y cuatro páginas, que no obstante tiene su intrahistoria, al ser motivo de una acusación de plagio a Mark Twain por contar esta historia con detalle en Tom Sawyer detective en 1896. Twain alegó que la esposa de un diplomático le había narrado el suceso.

Y como no hay buena historia sin adaptaciones cinematográficas, ha sido llevada al cine en tres ocasiones bajo el mismo título: Praesten i Vejlby, en 1922, muda y la más fiel al relato original; en 1931, considerada la primera película sonora danesa; y en 1972 dirigida por Claus Ørsted, y como las otras dos también de factura danesa.

Para leer y ver en una buena sombra con una cervecita bien fría.