El párroco de Vejlby. Steen Steensen Blicher. 1829.

parroco_vejlby_todo_negro_josevi_blenderAhora que sufrimos la canícula del verano boreal, cuyas huestes en forma de grados centígrados aplacan el ánimo e incluso las funciones vitales, una lectura recomendada de las que el tiempo ha conseguido apartar el concienzudo análisis a que se somenten las obras contemporáneas.

Y es que El párroco de Vejlby está considerada la primera novela policial publicada, adelantándose en unos pocos años a la ilustre Los crímenes de la calle Morgue de D. Edgar Allan Poe. Corría el año 1829. Hace ya casi dos siglos.

Su argumento, basado en un hecho real, relata el asesinato de un criado a manos del temperamental párroco de la vecindad. Veremos apariencias y costumbres de la sociedad rural danesa como si de una novela realista se tratase, sus principios gobernantes de modales recatados e intentos de honestos e íntegros comportamientos.

Novedosa en la manera de narrar a través de los diarios de dos de sus protagonistas. Erik Sørensen, juez del caso y pretendiente al mismo tiempo a los desposos de la hija del vehemente párroco, con una encarnizada lucha interna entre deber y deseo. Y el otro diario el del párroco de la localidad vecina, escrito muchos años después de los hechos que acontecen. Con la resolución final del caso. Sencilla y liviana.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Únicamente setenta y cuatro páginas, que no obstante tiene su intrahistoria, al ser motivo de una acusación de plagio a Mark Twain por contar esta historia con detalle en Tom Sawyer detective en 1896. Twain alegó que la esposa de un diplomático le había narrado el suceso.

Y como no hay buena historia sin adaptaciones cinematográficas, ha sido llevada al cine en tres ocasiones bajo el mismo título: Praesten i Vejlby, en 1922, muda y la más fiel al relato original; en 1931, considerada la primera película sonora danesa; y en 1972 dirigida por Claus Ørsted, y como las otras dos también de factura danesa.

Para leer y ver en una buena sombra con una cervecita bien fría.

Anuncios

¿Por qué yo? Donald E. Westlake. 1983

por_que_yo_Todo_negro_josevi_blender_portadaVolvemos con uno de los maestros de las crook stories. La última de las novelas del maestro Westlake en territorio castellano. Sólo han sido tres novelas publicadas en nuestro idioma: Un diamante al rojo vivo, Atraco al banco y ésta, ¿Por qué yo? y han sido tantas como once sin publicar, todas dedicadas al caco John Archibald Dortmunder. Una pena. Desde aquí hago un llamamiento a las autoridades editoriales de que no alcancen una saga incuestionable para conocer los mejores trabajos de novela negra en general y del catedrático noir D. Donald en particular. Nada de Trump, por si hubiera dudas.

Ladronzuelo y Dortmunder empiezan a parecer de la misma familia semántica. Granuja, pícaro, bribón. Nuestro ladronzuelo, como siempre, sin grandes ostentaciones ni megalómanos proyectos para subsistir. Al menos intencionadamente.

Sin querer, sin poder, levanta a toda una ciudad de Nueva York, a todo unos EE.UU., a todo el planeta. Y es que hasta la diplomacia tiene su parcela en esta novela. Terroristas cooperativos. FBI (los tontos del culo), el jefe de policía de NY y hasta la mismísima hampa se une para darle caza. Y Dormuntder, sin saberlo y sin quererlo tiene a todo el mundo detrás suya.

Todo comienza con uno de sus “trabajillos” que le sustenten en su subsistencia. Roba, sí, pero no sabe que lo que se lleva es una de las grandes joyas internacionales: el Fuego Bizantino, un anillo con el mayor rubí del mundo que los americanos quieren entregar a los turcos como parte de su patrimonio nacional. Un robo sin querer que traerá consecuencias desastrosas. Para todos.

Haciendo gala de su habitual humor negro, Donald Westlake nos introducirá en una loca carrera de todo el mundo, literal, para recuperar el anillo con una historia solo apta para los más aventureros, y alocados lectores que busquen la aventura, el absurdo e incluso la estridencia para pasar un buen rato.

Divertida es poco. Como siempre un tanto surrealista, descabellada y al mismo tiempo improbablemente  letal. Y con una solución acorde con el resto de la trama. Lástima que no tengamos más. Por favor, más Westlake. queda mucho por publicar de Archibald Dortmunder.

novelas_westlake_todo_negro_josevi_blender

ficha_novela_donald_westlake_todo_negro_josevi_blender

 

 

 

Ya no quedan junglas adonde regresar. Carlos Augusto Casas. 2017.

Ya_no_quedan_junglas_Todo_negro_josevi_BlenderHay novelas que son un puñetazo en el estómago y otras que son un tiro a bocajarro. Ésta es de las segundas. Partiendo de niveles visto bueno, un tanto sentimentaloides, vamos entrando en espirales que no se auguraban en principio. Directos a la sorpresa.

Ritmo que gira, gira y te mete en un lío de la ostia. Acciones que transcurridas las páginas de la novela pierden importancia, no por habituales, sino porque van siendo sustituidas por otras más sorprendentes y salvajes hasta un clímax con final insólito e inusual. Creo que Tarantino debería echarle un vistazo, aquí hay material. Divertida violencia.

Teo, el Gentleman, es un jubilado de 70 años cuyo único consuelo vital es la comida semanal que comparte con Olga, prostituta. Nada de sexo, compañía únicamente. Olga aparece muerta y resucita la vitalidad que Teo tenía consumida por la vida gris del que ha alcanzado la senectud. Y se viene arriba, cada vez más altanero, arrogante y chulesco, hasta reconocer que le encanta sacar la pistola a pasear.

Hay que tener un motivo para seguir viviendo.

Y la venganza es uno de los mejores que he encontrado.

La venganza es el motor de la novela, la de Teo contra quienes gozan de privilegios e inmunidad. Un abuelito, peligroso y experimentado, sabe muy bien como cuidarse. Como él dice más de una vez “No tengo nada que perder”.

Una vuelta a reflexionar sobre cosas importantes: la mujer, vejez, poder, dinero, parias, intocables, suerte, dignidad, como siempre resumido en clases superiores y clases inferiores con distinta suerte ante la vida. En ambientes políticos más abusivos no sé si se la podría considerar a esta novela como subersiva. Dulcemente subersiva.

Hasta el prólogo, de Julián Ibáñez tiene su enjundia, canina en este caso. No os lo saltéis.

ficha_novela_Carlos_Augusto_casas_Todo_Negro_Josevi_Blender

 

 

 

Carne de ataúd. Bernardo Esquinca. 2018

carne-de-ataud_todo_negro_josevi_blenderÓrale guey. Retornamos con esta novela a los lugares de mi querido Mendoza. Novela ultranegra creada y situada en un sitio donde las historias adquieren toda su dimensión. Un lugar de violencia y exposición humana. De exclusión de las bienaventuranzas humanas.

Eugenio Casasola, reportero del imperial, a caballo de la investigación periodística, con la dimensión que estas palabras significan en este país en la época del dictador Porfirio Díaz, con los peligros reales de dedicarse a aquello que el régimen político pretendía minimizar, investiga las nuevas andanzas de El Chalequero un asesino en serie real de mujeres que sembró el pánico y que tras su liberación vuelve o no a diseminarlo en la población rural de principios del siglo XX.

Pero no se trata sólo de un asunto policial, se entremezclan asuntos políticos, de manipulación social e ideológica, y de un cierto esoterismo. Los personajes deambulan por los ámbitos terrenales y también por otros oníricos a veces no tan discernibles como pudiera creerse. Se nos plantean sueños, sensaciones, intercambios con el más allá pero no como medio de algún caradura para aumentar prestigio y riquezas, ni para justificar acciones de la novela, sino como una verdadera presencia de fuerzas que desconocemos y malogradamente despreciamos y que pueden ayudar o estorbar.

bernardo_esquinca_todo_negro_josevi_blender

Bernardo Esquica nos alcanza una buena novela para conocer la situación social de México en el cambio de siglo, bares, periódicos, políticos, influencias, manipulaciones y también de unos inicios en la creación de perfiles psicológicos de asesinos basados en supuestos irracionales, que  afortunadamente se superaron con el paso del tiempo, y que tantos momentos agradables nos proporcionarán en series, películas y novelas ulteriores.

No se la pierdan.

La tienes disponible en:

PUNTO DE VISTA EDITORES

 

 

Muertes pequeñas. Emma Flint. 2018

Muertes_pequenas_Josevi_BlenderMuertes pequeñas o pequeñas muertes, no sé cual sería la traducción apropiada para su original en inglés, “Little deaths”, pero en cualquier caso tanto monta, monta tanto.

La desaparición de dos criaturas podría dar título a la novela, tanto en el sentido de la muerte de dos niños, como en el sentido de dos muertes sin importancia, pequeñas, sin repercusión, pero en cualquier caso es irrelevante, el argumento central se aleja mucho de estas apreciaciones, de cualquiera de las dos.

La muerte es un asunto secundario, accesorio, da igual si ésta lo es de un niño o un adulto. En el fondo es una novela sobre prejuicios sociales, pero también sobre feminismo y también sobre el poder de la prensa. De todo hay en la viña, la verdad de la narración es la crítica social, sustento de la novela negra actual y de siempre, su esencia, en el momento que sea y en la sociedad que sea. Y Muertes pequeñas rechaza victimismos y melodramatismos, desea exponer los vicios, degeneraciones y carencias que rodea a la sociedad moderna que todos conformamos, dispuesta a condenar sin pruebas o a juzgar sin fundamentos. Aunque en ningún momento desprecia los sentimientos de los afectados por tan real desgracia, siempre desligados de casi todo el resto de la humanidad, que no hace nada por comprenderlos.

Leer el resto de la reseña en Moon Magazine.

 

ficha_novela_emma_flint

 

 

 

 

Tiempo de ratas. Marc Moreno. 2017


9788497438056_04_nÚltimamente el género negro está sometido a debate, qué es y qué no lo es, cuánto hay de cierto y cuánto de impostura, cuánto es género y cuánto mercadotecnia. ¿Reventaremos de tanto éxito? Y tanto que se podría discutir. Cuando el río suena agua lleva se hace verdadero.

Esta novela de Marc Moreno está ambientada en barrios marginales, aquellos que se sitúan a las afuera de las grandes ciudades donde el paro, la delincuencia, la cárcel o la droga no es un tema esporádico.

Y con esta temática nadie puede sostener que no se encuentra dentro de los márgenes del género. Está en sus orígenes cuando el señor Chandler comenzó.

Un camello tiene que salir por piernas y le enchufa una mochila llena de cocaína a su vecino de rellano Eloy. Ocho quilitos de nada para que se la guarde. Volverá a recogerla. La tentación de Eloy es muy grande. Con coger un poco no pasa nada, para divertirse, y en un barrio donde se está al acecho sobre cualquier foco de dinero saltan todas las alarmas. El Eloy tiene farlopa . Qué fiestones, nen.  Enseguida llama la atención de los mafiosos de la Verneda y de los Mossos corruptos… que cada vez tienen más ganas de saber quién es ese Eloy y de dónde sale la farlopa que esos pringaos se están metiendo. Dinero. Poder.

Tiempo_de_ratas_frase1_Todo_negro

Desarrollada en la actualidad utiliza un lenguaje marginal con gran cantidad de jerga. Pero lo importante es el emplazamiento. Lugares donde se sitúan las novelas de quinquis. Lugares donde la vida es una cosa que no vale mucho. Violencia, también de género, miedo, alcoholismo, degradación, parques llenos de jóvenes y bares llenos de parados cincuentones con pocas cosas que hacer cuya única ocupación es conseguir unos euros con lo que meterse para que pase el día. Madres abnegadas. Familias desestructuradas. Sitios donde la gente que nació allí tiene pocas o nulas posibilidades de desembarazarse de una ruina que les persigue. Un sueño de escapista moneda común entre todos sus habitantes.

Tiempo_de_ratas_frase2_Todo_negro

Un acierto. Volvemos a lugares y gentes de donde quizá nunca debimos salir y a quien nunca debimos abandonar.

Esta novela fue galardonada con el VIII premio Crims de Tinta RBA en 2017. Un motivo más.

ficha_novela_Marc_moreno_todo_negro

 

 

Perro come perro. Edward Bunker. 2000.

Perro_come_perro_portada_todo_negro_josevi_blenderSolamente el primer capítulo es suficiente para seguir como corderito hambriento las manos del amo. Principiantes bajo el amparo de Edward Bunker.

Y es que Eddie, cuando narra no lo hace de oído, sabe el instrumento que toca, lo acaricia, lo afina y una vez preparado le saca unos acordes que te llegan sin misericoridia sobre nuestros oidos, más acostumbrados a lo imaginario, lo probable, que nace de mentes inventoras de historias. Nos lleva dos cabezas de ventaja, porque sus historias no las imagina, las vivió. Sabe perfectamente de donde proceden las valentías, los remordimientos, las esperanzas y la lucha vital de la supervivencia del más débil.

Sería de inocentes creernos que un pobre desarraigado social no tiene otro remedio que convertirse en un delincuente, Eddie sabe perfectamente que tiene otras salidas, otras soluciones, pero no le gustan. Prefiere optar por el riesgo de pasar una vida encerrado que por incluirse en un rebaño de pastoreo fácil, cuya única regla es respetar las normas establecidas por quienes se benefician de ellas. Como decía Unabomber sólo tienes que obeceder, pero él no ve posible aguantar coacciones y manipulaciones, aunque aseguren pan y trabajo.

dog_eat_dog_novela_Todo_negro_Josevi_blender

El título en castellano, traducido literalmente de su título en inglés Dog eat dog escrita en 1995 es una clara alegoría del tema de la novela. Si bien el refrán original es Perro no come perro, refiriéndose a que los “perros” humanos no deben comer hombre, o lo que es lo mismo, los hombres no deben ir contra sus semejantes, se deja claro en la novela que esto no es más que un dicho. El perro come mucho perro. 

La mayor amenaza para el hombre son sus semejantes, y Eddie lo sufre en sus propias carnes, lo admite y se comporta con coherentemente, anteponiendo su libertad a los intentos de domesticación de la sociedad angelina de los 70.

Perro come perro narra la historia de Troy Cameron, criminal ampliamente respetado en los bajos fondos de Los Ángeles que embarca a dos viejos camaradas del reformatorio en un golpe de los que difícilmente rechazaría quien ha entregado su vida al crimen. Se trata de Mad Dog, demente y violento en extremo, y Diesel, un grandullón que no se lleva muy bien con Mad Dog, pero que comparten su idolatría por Troy.  Un cóctel explosivo para llevar a buen término cualquier empresa, la quiebra está al llegar.

dog_eat_dog_pelicula_Todo_negro_Josevi_blender

Esta novela fue llevada al cine en 2016 con poco éxito por el director Paul Schrader y protagonizada por Nicolas Cage (Troy), Willen Dafoe (Mad Dog) y Christopher Matthew Cook (Diesel).

Violencia y delincuencia en estado puro.

 

Edward_Bunker_Todo_negro_Josevi_Blender_3
EDWARD BUNKER